Mioclonías del sueño

Las mioclonías de este tipo se manifiestan durante la fase REM del sueño.

  1. ¿De qué hablamos?
    Las mioclonías neonatales benignas del sueño (MNBS) son convulsiones y contracciones musculares bruscas, asimétricas, esporádicas y breves, como sacudidas, en las extremidades del bebé mientras duerme. Como su nombre indica son benignas y, por tanto, no afectan a la salud del pequeño.
  2. ¿Cuándo se manifiestan?
    Suelen aparecer en las primeras semanas de vida y lo habitual es que desaparezcan antes de los tres meses. En todo caso, no después de los siete meses. En general, son más frecuentes durante el primer mes de vida y van disminuyendo en frecuencia hasta que un día desaparecen de forma espontánea.
  3. ¿Por qué se producen?
    No se sabe a ciencia cierta, aunque los expertos creen que tiene una cierta relación con causas de tipo genético (en un pequeño porcentaje viene determinado por antecedentes familiares). Están producidas por el sistema nervioso central, pero no tienen una base patológica.
  4. ¿Cuáles son sus síntomas?
    Notarás que en los espasmos mueve sobre todo la cabeza y las extremidades superiores, los brazos y hombros, de forma repetitiva y breve. También pueden aparecer en las piernas y en el abdomen, aunque es menos habitual. Estas pequeñas sacudidas suelen durar 15 segundos. En ocasiones se alargan un poco, pero no más de 45 segundos.
  5. ¿En qué fase del sueño surgen?
    Las mioclonías de este tipo se manifiestan durante la fase REM del sueño, que es la más profunda y en la que resulta más complicado que el pequeño se despierte.
  6. ¿Qué porcentaje de niños suele sufrirlas?
    Alrededor de un 3% de los niños que sufren algún tipo de convulsión, ya sea patológica (como las epilepsias o encefalopatías) o benigna (como éstas y otras), tienen mioclonía neonatal benigna del sueño.
  7. ¿Cómo distinguirlas de la epilepsia?
    La epilepsia, que es la paroxitis que más suele preocupar, se diagnostica siempre con pruebas complementarias (electroencefalograma, pruebas de imagen, resonancias que confirman que hay una alteración en el cerebro, etc.). A diferencia de las MNBS, generalmente suele aparecer a partir de los 6 meses de vida (con alguna excepción). Una característica bastante habitual es que el pequeño suele quedarse amodorrado tras las convulsiones.
  8. ¿Y en qué se diferencian de la mioclonía del lactante?
    Esta mioclonía también es benigna pero, a diferencia de la MNBS, se manifiesta a partir de 3 meses de edad (hasta los 2 años) y cuando el niño está despierto (en vigilia). Además, afecta sólo al cuello, la cara y las extremidades superiores, no a las inferiores. La duración de las convulsiones es similar en ambos casos.
  9. ¿Pueden tener efectos secundarios más adelante?
    Para nada. Todos los estudios efectuados en bebés con mioclonías benignas han descartado efectos negativos en el posterior desarrollo neurológico del niño, no dejan ningún tipo de secuela.
  10. ¿Cómo hay que actuar cuando se presentan?
    Si no están aún diagnosticadas, puedes despertarlo para tranquilizarte. Cuando se vuelva a dormir comprobarás que han desaparecido. Además, conviene grabarlas (usa tu móvil) para que lo pueda ver el pediatra y lo diagnostique con más exactitud. Si ya están diagnosticadas, déjale dormir y ten calma y paciencia hasta que deje de sufrirlas.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo