Verrugas

Son pequeños crecimientos en la piel, normalmente indoloros e inofensivos, causados por un virus. Sin embargo, en algunas ocasiones las verrugas causan al niño picor o dolor (particularmente si le salen en los pies).

  1. ¿Qué son las verrugas?
    Una enfermedad vírica infecto-contagiosa que se manifiesta en forma de pequeñas protuberancias, tanto de color claro como oscuro, que se elevan sobre la piel. Están causadas por el virus del papiloma humano (VPH), más frecuente en los niños que en los adultos. Existen más de 70 subtipos, aunque las más habituales son las llamadas verrugas comunes, fácilmente reconocibles por su forma redondeada u ovalada y su superficie áspera.
  2. ¿Cómo aparecen?
    Una vez que el niño se ha contagiado con el virus, la verruga puede aparecer a los pocos días o hasta varios meses después. En ambos casos su crecimiento es rápido y generalmente surge más de una ( lo más habitual es la aparición de dos o tres bultos). En ocasiones no desaparecen hasta pasados dos años.
  3. ¿Se contagian?
    Sí, sobre todo en los lugares húmedos (por ejemplo, en las piscinas) porque el virus penetra mejor en la capa córnea de la piel, lugar donde anida. Además, pueden diseminarse de una parte del cuerpo a otra, por eso es conveniente que si ha estado en contacto con una verruga, el niño se lave muy bien las manos.
  4. ¿A partir de qué edad suelen surgir?
    En los bebés o en los niños muy pequeños no es habitual que aparezcan verrugas, porque han estado en menor contacto con otros niños, a pesar de que también pueden contagiarse si los padres o el cuidador tienen alguna verruga en las manos. Suelen aparecer por primera vez, por tanto, cuando los niños comienzan a acudir a la guardería o al colegio.
  5. ¿Dónde se manifiestan?
    Pueden surgir en cualquier parte del cuerpo, aunque es más frecuente que salgan en los pies (papilomas plantares) y en las manos. La verruga no tiene por qué doler, a no ser que aparezca en algún lugar de fricción o de presión continua, donde moleste al niño. Una verruga ubicada en un pie, por ejemplo, puede dificultar mucho la marcha e inducir a malas posturas.
  6. ¿Cuál es su tratamiento?
    Pueden surgir en cualquier parte del cuerpo, aunque es más frecuente que salgan en los pies (papilomas plantares) y en las manos. Una verruga no tiene por qué doler, a no ser que aparezca en algún lugar de fricción o de presión continua, donde resulte molesta. Por ejemplo, su ubicación en un pie puede dificultar mucho la marcha e inducir a malas posturas.
  7. ¿Pueden operarse?
    Cuando molestan mucho y no se curan, pueden operarse, pero no es recomendable, porque a veces es peor la cicatriz que dejan tras la operación que la propia verruga. Además, pueden volver a reaparecer. Aparte de la extirpación quirúrgica, las otras técnicas de extracción son mediante congelación (crioterapia), electrocauterización o mediante rayo láser.
  8. ¿Llegan a quitarse por sí solas?
    Sí, en ocasiones desaparecen por sí solas, cuando el organismo crea defensas contra el virus. Estos estímulos suelen surgir cuando el número de verrugas que tiene el niño es grande, o si se han irritado, o incluso puede influir la autosugestión. No obstante, aunque las verrugas se caigan solas o se eliminen por algún otro medio (quemaduras por frío, queratolíticos), pueden reaparecer en el mismo lugar, ya que aunque eliminemos gran parte de la masa verrugosa, a veces quedan virus latentes.
  9. ¿Qué pasa si revientan?
    No pasa nada grave. Tapona la herida y aplica un antiséptico. No hay que asustarse en ningún caso. En el supuesto poco probable de que se infectase o sangrara de forma significativa (un poco de sangrado es totalmente normal), se recomienda acudir al médico para valorarlo.
  10. ¿Es una verruga o un molusco?
    A diferencia de la verruga, que procede del virus del papiloma humano, el molusco tiene su origen en un pox virus, totalmente inofensivo, pero cada vez más común en la población infantil. En la actualidad es la infección vírica que más atienden los dermatólogos en sus consultas, doblando en número a los casos de verrugas en niños. El molusco se manifiesta en la piel del niño como unas bolitas de color rosado con un pequeño agujero en el centro. Suele contagiarse fácilmente en las piscinas y lugares húmedos. A diferencia de las verrugas, en el niño el molusco suele aparecer más frecuentemente en los pliegues de la piel (en cara interna de codos
    y rodillas).

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo