Celiaquía

La celiaquía se implica la tolerancia permanente al gluten, por lo que conviene seguir varios consejos al respecto para cuidar la alimentación de los niños que padecen esta enfermedad, que aunque no es grave, hay que controlarlo.

image
D.R.

  1. ¿Qué es esta enfermedad?
    Se trata de una enfermedad que implica una intolerancia permanente al gluten, proteína presente en las harinas de trigo, cebada, centeno y avena. Afecta seriamente a la mucosa del intestino delgado y produce una atrofia de las vellosidades intestinales que impide la adecuada absorción de los nutrientes aportados por los alimentos ingeridos.
  2. ¿A quién afecta la intolerancia?
    A los que están genéticamente predispuestos a ella e ingieren gluten. Además de esta circunstancia fundamental, tienen que entrar en juego otros factores externos (determinadas infecciones, gastroenteritis previas, intolerancia a otras proteínas) para que se manifieste la celiaquía. Pero, aún teniendo en cuenta todo esto, sólo una de cada 20 personas con predisposición genética llega a desarrollar la enfermedad en algún momento de su vida.
  3. ¿Cuáles son los síntomas?
    Por lo general, si un niño presenta diarrea continuada (sin otra causa que lo justifique), pérdida de peso acusada, abdomen distendido y/o carácter irritable (fuera de los periodos de dentición), es posible que sea celíaco, ya que éstos son los signos más característicos y evidentes de esta afección digestiva. No obstante, pueden aparecer otros síntomas menos vinculados a problemas digestivos, como anemia ferropénica (déficit de hierro), baja estatura, raquitismo, cefaleas, neuralgias, hemorragias, alteraciones del esmalte dental que pueden estar igualmente relacionados con la celiaquía.
  4. ¿A qué edad se manifiesta?
    Normalmente, entre el primer y el segundo año de edad del niño. Tras introducir los cereales con gluten en su dieta, transcurren unos meses hasta que se manifiestan los síntomas típicos ya descritos. Pero en ocasiones éstos son leves o esporádicos y la enfermedad pasa inadvertida. En España se calcula que hay unos 450.000 celíacos, de los que sólo 40.000 están diagnosticados.
  5. ¿Cómo se detecta y se diagnostica la enfermedad celíaca?
    La presencia de síntomas y una analítica específica con valores alterados son indicativos de una posible manifestación celíaca. Pero sólo la biopsia (extracción de una muestra de tejido intestinal que se realiza mediante endoscopia, a través de una punción en el vientre) puede confirmar la presencia y desarrollo de la afección. Se trata de una prueba de alta fiabilidad, fácil y rápida de realizar, que aporta información amplia y clara sobre la hipotética existencia de la celiaquía. Una vez diagnosticada e instaurado el tratamiento (dieta), y siempre que todo vaya bien, se realizarán controles periódicos cada uno o cada dos años.
  6. ¿Cómo se trata?
    No requiere medicación, pero sí seguir permanentemente una dieta estricta sin gluten. Al eliminar el gluten se consigue la desaparición de los síntomas al mes de iniciar la dieta, así como la recuperación de las vellosidades intestinales afectadas por la alteración.
  7. ¿Qué es dieta sin gluten?
    Se caracteriza por la ausencia total de cualquier tipo de harina procedente del trigo, la cebada, el centeno y la avena. Éstas se sustituyen por harinas de otros cereales que no contienen gluten, como el arroz, el maíz o la soja. Por lo demás, el niño puede seguir una dieta normal, ya que las verduras, frutas, carnes, pescados y huevos se pueden consumir con total tranquilidad.
  8. ¿Es complicado seguir la dieta?
    Resulta relativamente fácil ya que, ante la creciente incidencia de la enfermedad, existen productos aptos para celíacos en los supermercados. Pero su precio es alto: en tres productos básicos como las galletas el pan y la pasta, el celíaco gasta una media de 408,2 euros más al año. También hay menús específicos en caterings y comedores escolares.
  9. ¿Y si continúa tomando gluten?
    Está demostrado que el consumo continuado de pequeñas cantidades de gluten por el celíaco puede dañar seriamente las vellosidades intestinales y, además de afectar a la nutrición y al crecimiento, puede favorecer el desarrollo de enfermedades como la diabetes de tipo 1 (que precisa tratamiento con insulina), tiroiditis, ciertas afecciones reumáticas e incluso determinadas formas de hepatitis.
  10. ¿Qué recomendaciones normalizan la vida diaria de un niño celíaco?
    Debe hacer vida normal, pero concienciado de su condición especial. A la hora de cocinar hay que utilizar utensilios (sartenes, freidoras...) de uso único para su comida, así evitas el contacto con alimentos que contengan gluten. Debes leer el etiquetado de las conservas, productos elaborados y los prospectos de los medicamentos, ya que pueden contener conservantes o excipientes con trazas de gluten. La legislación española especifica que los productos sin gluten han de estar debidamente clasificados y señalizados.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Publicidad - Sigue leyendo debajo