Hongos

La infección por hongos en los pies afecta sobre todo a piel y uñas. En verano, esta infección es más frecuente.

  1. ¿De qué hablamos?
    De las infecciones en los pies de los niños causadas por hongos (asociados o no a bacterias), que pueden afectar a la piel o a las uñas. En verano, con el sudor y las piscinas, las infecciones son un 30% más frecuentes.
  2. ¿Qué síntomas presentan los niños con hongos en los pies?
    La infección micótica (por hongos) más común en los pies es el “pie de atleta”, que afecta a la piel y se llama así por ser más frecuente en los deportistas. Empieza entre los dedos, generalmente entre el cuarto y el quinto, y se extiende a los demás dedos y a la planta. Aparece enrojecimiento y picor, luego maceración (la zona se reblandece), fisuras y mal olor. Otras formas causan vesículas en los dedos y otras producen escamas de color blanco sobre un fondo rojo y engrosamiento de la piel, en la planta, el talón y en ambos lados.
  3. ¿La infección por hongos en los pies de los niños afecta también a las uñas?
    Las onicomicosis (infecciones por hongos en las uñas) son menos frecuentes, sobre todo en niños, y pueden no presentar síntomas. Éstos suelen ser cambios en el color y engrosamiento de una o varias uñas. A veces las uñas son el reservorio de los hongos, que vuelven a pasar a la piel y provocan de nuevo la infección.
  4. ¿Cómo se contagian entre los niños los hongos en los pies?
    Principalmente, al pisar descalzos en un lugar donde haya pisado alguien infectado y donde el hongo ha sobrevivido, por tener humedad. Duchas públicas, gimnasios, saunas y las piletas en las que metemos los pies antes de entrar en la piscina son zonas de riesgo. No todos los expuestos van a desarrollar la infección, ya que el hongo necesita humedad para proliferar, por eso el elemento coadyuvante es el uso de calzado que hace sudar al pie e impide la evaporación del sudor (botas cerradas, deportivas, plantillas de goma o plástico...).
  5. ¿Quién diagnostica los hongos en los pies de los niños?
    El pediatra reconoce las lesiones y remite al dermatólogo. Éste lo diagnostica con la simple observación o bien raspando la zona y haciendo un examen al microscopio y un cultivo para hallar el agente infeccioso.
  6. ¿Hay medidas preventivas para evitar que los niños cojan hongos en los pies?
    Además de no caminar descalzos por las zonas de riesgo, se debe insistir en secar cuidadosamente los pies, sobre todo en los espacios interdigitales y las plantas. No utilizar calzado cerrado que impida la evaporación del sudor (si se usa para hacer deporte, cambiarlo al terminar la actividad). Tampoco se deben emplear calcetines de fibras sintéticas o lana, sino de hilo o algodón, y aún así cambiarlos cuando se humedezcan. No compartir calcetines, sandalias, zapatillas o toallas de otros. Si hay un exceso de sudor, además de lavar los pies a menudo y secarlos muy bien después, puede ser aconsejable utilizar algún producto farmacéutico antitranspirante.
  7. ¿Cómo se trata el pie de atleta?
    Hay que ir al dermatólogo para que diagnostique el trastorno y el agente causante y establezca el tratamiento indicado en cada caso. La terapia es el mejor modo de reducir el contagio de esta enfermedad, aparentemente benigna, pero que puede provocar un gran malestar por el mal olor, las grietas y el escozor. Si se trata de una infección en la piel, en el espacio interdigital, bastará aplicar una crema antifúngica dos veces al día (puedes untársela con la mano sin riesgo de contagio) durante un tiempo de entre dos y cuatro semanas. Sólo cuando la infección es muy extensa, si hay también infección bacteriana o si es pobre la respuesta a los tratamientos locales, será preciso el uso de medicación por vía oral.
  8. ¿La infección por hongos en los pies de los niños tiene cura?
    El 30% de los pacientes con pie de atleta desarrollarán en última instancia una afección de las uñas, más difícil de tratar. El tratamiento, muy prolongado, suele requerir el uso (de modo simultáneo o secuencial) de un fármaco por vía tópica, en forma de laca de uñas, y otro por vía oral. Se debe evitar la automedicación.
  9. ¿Puede reaparecer?
    La infección por hongos en los pies de los niños pueden reaparecer si no se han erradicado los hongos por completo, como ocurre con cualquier otra infección. Por eso hay que completar el tratamiento indicado aunque parezca que el niño ya está bien. E insistir en las medidas preventivas para evitar infecciones recurrentes.
  10. ¿Qué ocurre con la otra infección común de los pies, los papilomas?
    Los papilomas o verrugas víricas son una infección por el virus papiloma humano (de ahí su nombre). Pueden aparecer en cualquier lugar de la piel, aunque el más habitual son las plantas de los pies, sobre todo en niños que van a clases de natación y andan descalzos. Pueden no ser dolorosos, pero si están en una zona de apoyo, como el talón, sí duelen. Al principio parecen una dureza (callo) o que el niño se ha clavado algo. Ante la sospecha hay que ir al dermatólogo, que indicará el tratamiento.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo