Alivia sus cólicos con pautas eficaces

Reunimos a una matrona y tres mamás para hablar sobre los cólicos del lactante. Fue una mañana estupenda de la que salieron grandes ideas y buenos consejos. ¡Te los contamos!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprender a reconocerlos

De la mano de Mead Johnson, celebramos una reunión en la que participaron Sara Cañamero (matrona y enfermera pediátrica, además de directora del centro Maternatal), Paula Llanos (autora del blog de Crecerfeliz.es “Mamá Trendy”), Elena Sánchez (de “La guinda del limón”) y la blogger Amalia Panea. El tema sobre el que versó la mañana fue “los cólicos del lactante”.

Aproximadamente, el 30% de los bebés padecen cólicos en los primeros meses de su vida. Según contó Sara Cañamero, se definen como “episodios de llanto intenso y vigoroso que se producen al menos tres horas al día, tres días a la semana y durante como mínimo tres semanas”. Los bebés que los padecen están sanos y bien alimentados, en los periodos entre las crisis están tranquilos y sonrientes y crecen y suben de peso normalmente.

Hay que tener claro que se trata de un proceso benigno. Estos llantos fuertes aparecen hacia la sexta semana de vida del bebé y su intensidad pasa “de 0 a 100” en cuestión de segundos.

¿A qué se deben y qué hacer?

Sara Cañamero explicó que pueden estar causados por tres tipos de factores:
• Orgánicos: Una inmadurez del sistema digestivo o una intolerancia a la lactosa...
• Anatómicos: Por alguna alteración en el paladar, por el frenillo lingual, por bajo peso...
• Comportamentales: Los cólicos son más frecuentes en bebés con mucho temperamento. Y también puede influir, en cierta medida, cómo es la conducta en casa, si se trata de padres primerizos... así como una técnica no perfeccionada de la lactancia.
Como primera medida, ante llantos intensos continuados (y tras comprobar que no se deben a que el bebé tenga hambre o sueño o su pañal esté sucio) conviene llevarle al pediatra para que este descarte cualquier enfermedad y confirme que la causa son los cólicos.
A partir de ahí, es importante atender siempre los lloros del bebé: cogerle en brazos, acunarle, pasearlo... lo que veamos que más le calma.

El porteo ergonómico, así como el contacto piel con piel, suelen funcionar muy bien, ya que hacen que el bebé se sienta reconfortado y las crisis disminuyen poco a poco.

Otros consejos

Por otro lado, el masaje infantil también es una buena medida, porque ayuda a movilizar los gases: es importante hacerlo presionando la tripita del bebé en el sentido de las agujas del reloj. Y es aconsejable acudir a un centro maternal, en el que los especialistas practicarán técnicas de osteopatía y de fisioterapia que también irán muy bien al pequeño.

Durante la charla surgieron también preguntas relativas a la alimentación del bebé. Si damos el pecho, debemos asegurarnos de usar una técnica correcta y, a partir de ahí, evitar pezoneras, tetinas y chupetes. Si existe sospecha de intolerancia a la lactosa hay que modificar la dieta de la mamá, eliminando alimentos alergénicos; se prueba unos días y si hay mejora del bebé se retiran esos alimentos de la dieta materna hasta finalizar la lactancia.

En cuanto a las leches artificiales, numerosos expertos recomiendan las que tienen un 16% de lactosa, que ayudan a aliviar trastornos digestivos leves. Ah, y como contó Sara, tras las tomas hay que mantener al bebé en posición erguida.

La matrona dio otros dos consejos: olvidarse de antiguos mitos como dar al bebé infusiones “digestivas” (anís, hinojo, regaliz...) y no dejarle llorar sin hacer nada: se siente incómodo y necesita atención, mimos y tacto.

¡Una ayuda!

Con tanta información, las madres salieron de la charla con muy buen sabor de boca y algo claro: los cólicos tal como llegan se van y entre los 4 y los 6 meses de edad los bebés (y los sufridos papás) suelen decirles, aliviados, adiós.

Sara, Paula, Elena y Amalia, las mamás participantes en nuestra reunión, se llevaron a casa una completa cesta con productos y regalos de Mead Johnson para sus bebés mayores de 6 meses. Esta firma, experta y puntera en productos de nutrición infantil basados en la investigación científica, se centra en proporcionar a lactantes y niños un buen comienzo nutritivo en sus vidas. ¡Una gran ayuda!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Publireportajes