Embarazo y lactancia: secretos de hidratación

¿Embarazada? ¿Lactante?  Para que todo vaya sobre ruedas, cuídate el doble vigilando, sobre todo, tu ingesta de líquidos. Porque durante este periodo tu cuerpo necesita más y mejor hidratación. El secreto de las mejores aguas minerales naturales del mundo está en su mineralización. Lee las etiquetas y decántate por aguas ricas en calcio y oligoelementos.

image
Hay momentos en tu vida en los que necesitas un agua de mayor calidad

¡Sonríe!, estás en una de las épocas más mágicas de tu vida. Por eso no solo es importante que la vivas intensamente, sino que lo hagas de una manera saludable.

La hidratación, y una hidratación de calidad es fundamental para cuidarte y cuidarle. Muy en contra de lo que se cree, el residuo seco no son las impurezas del agua, sino que indica su mineralización, una manera de medir la cantidad de minerales totales (entre ellos, los nutrientes) que se encuentran de forma natural en las aguas minerales naturales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por eso es importante que no confundas a los minerales con las impurezas y elijas, en consecuencia, agua equilibrada –con mineralización entre 50 -500 mg/l de residuo seco–. El residuo seco del agua mineral natural no supone ningún elemento acumulable en el riñón, son nutrientes saludables y esenciales para el organismo humano. De hecho, el agua de mineralización muy débil no es la más adecuada para este momento vital. Nuestro consejo es que leas atentamente las etiquetas para ver la cantidad de minerales que contienen, ya que durante el embarazo y la alimentación infantil es especialmente importante un aporte adecuado de calcio y oligoelementos esenciales.

Uno de los minerales que más nos preocupa durante esta época es el sodio. Las aguas minerales naturales con cantidad inferior a 20 mg/l son aptas para dietas pobres en sodio, suponiendo únicamente un 1% del sodio diario recomendado. Es decir, el sodio contenido en el agua mineral natural no es significativo para tu dieta.

Embarazadas sin retención de líquidos

La retención de líquidos que se sufre durante el embarazo no tiene nada que ver con la cantidad de agua que se toma, sino con la vorágine hormonal y los cambios que sufre el organismo durante este periodo.

Durante el embarazo aumenta la cantidad de sangre que circula por nuestro cuerpo. Por eso es muy importante beber más líquidos ya que permite un mejor funcionamiento de los riñones, ayudando a reducir la retención de líquidos. La SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) recomienda tomar 2,3 litros de agua al día.

De hecho, no esperes a tener sed para beber. Cuando el cuerpo nos envía el aviso de la sed es porque ya no estamos correctamente hidratados. Por lo tanto, lo mejor, es ir bebiendo agua durante todo el día de un modo regular.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el caso del embarazo, el cuerpo incluso tarda mucho más en enviar la señal de sed al cerebro por culpa de los cambios hormonales. Ten en cuenta que durante el embarazo, la ganancia de peso principal es el aumento de volumen de agua en el cuerpo (de 6 a 8 litros), imprescindibles, conjuntamente con un aporte de minerales esenciales para el organismo de la madre.

Ahora bien, según el estudio Bahía 2011, una iniciativa de la Asociación Española de Matronas, el 46,3% de las mujeres embarazadas tienen opiniones incorrectas en cuanto a la cantidad a ingerir, aunque el 50% de las embarazadas aumenta su consumo de agua mineral natural. Es importante entonces, tener siempre a mano –en el bolso, en la mesa de la oficina...– un botellín de agua mineral natural para facilitar la correcta ingesta.

Aguas de mejor calidad durante la lactancia

Lo único que puede hacer que tu producción de leche aumente, es la propia succión de tu bebé –así que no es en absoluto recomendable sustituir la ingesta de agua por leche–. Ahora bien, es importante una correcta hidratación, ya que un alto porcentaje de la leche materna es agua. La recomendación de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) es de 700 ml más de agua al día, con un total de 2,7 litros diarios para una óptima producción de leche.

No solo es importante que bebas más agua, sino que esta agua te aporte los minerales y nutrientes que tu cuerpo necesita, por ello. Minerales como el calcio y el magnesio provenientes del agua mineral natural, ayudarán a alcanzar la Cantidad Diaria Recomendada, ya que son minerales de fácil asimilación que permiten una nutrición saludable.

Preparando el biberón perfecto

Te recomendamos que realices la preparación del biberón con agua mineral natural, es más sencilla, ya que al ser un agua con composición constante e inalterable, libre de impurezas y residuos se puede mezclar directamente de la botella al biberón, asegurando un aporte equilibrado de minerales para el bebé y el mejor alimento para tu pequeño. Un agua equilibrada garantiza calidad y seguridad para la preparación de alimentos infantiles.

Y es que, tanto para ti como para tu futuro bebé, no olvides que el agua contribuye a mantener las funciones físicas y cognitivas normales y contribuye a la regulación normal de la temperatura corporal, con una ingesta diaria de al menos 2 litros de agua al día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Publireportajes