¿Preparados para el registro?

Antes de que pasen los primeros ocho días, tenéis que dar de alta a vuestro pequeño en el Registro. ¿Ya habéis pensado qué nombre le pondréis?

Por fin habéis vuelto del hospital y os estáis instalando tranquilamente en vuestra casa cuando os dais cuenta de que tenéis que pasar por el Registro Civil.

24 horas después del parto y antes de que se cumplan 8 días, vuestro hijo tiene que ser inscrito en el Registro del lugar donde haya nacido, o bien, donde residan las padres (en ocasiones, previo cita telefónica).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando acudas al lugar, debes llevar correctamente cumplimentado y firmado el "Cuestionario para la Declaración de Nacimiento en el Registro Civil" que previamente os entregarán en el hospital (color amarillo) y allí os harán rellenar otro formulario: el "Boletín Estadístico de Parto".

Si estáis casados, este papeleo lo puede realizar cualquier allegado mayor de edad, siempre y cuando, lleve vuestro consentimiento y su propio carnet de identidad.

De no ser así, se deberán presentar ambos padres en el Registro.

Y si se trata de una madre separada o divorciada, tendrá que portar los documentos que lo certifiquen.

Allí es donde el nombre de tu hijo quedará inscrito.

LA CUESTIÓN DEL NOMBRE

Aunque te parezca mentira los nombres que podemos elegir para nuestros hijos están regulados por la Ley del Registro Civil. Los límites son los siguientes:

  • No se le puede poner a un bebé más de un nombre compuesto ni más de dos nombres simples.
  • Tampoco se pueden escoger diminutivos o variaciones familiares que sean de confusa identificación.
  • Ni se permite elegir nombres que creen dudas sobre el sexo del bebé.
  • No se permite repetir el nombre entre hermanos

    Actualmente, la ley permite que se altere el orden de los apellidos si ambos progenitores están de acuerdo, de modo que puede tener primero el de la madre o el del padre según se decida.

    Si no se conocen los apellidos del padre, el bebé llevará los apellidos que sean conocidos.

    Cuando vuestro hijo cumpla la mayoría de edad, podrá cambiarse el nombre, si así lo desea.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Preparación