¿Donar o conservar?

Existen dos opciones para guardar las células de tu bebé: donarlo a un banco público o conservarlo en uno privado.

DONACIÓN PÚBLICA

Se considera solidaria y gratuita. En este caso la sangre se entrega para que el banco público disponga libremente de ella, de forma que pueda emplearse para cualquier transplante y para cualquier paciente que lo necesite.

En España existen siete bancos públicos, en Barcelona, Málaga, Madrid, Tenerife, Valencia, Oviedo y Galicia. Quién escoja esta opción, ha de saber que no recibe ninguna compensación económica ni preferencia en el transplante en caso de que algún familiar lo necesitara.

El sistema de transplantes español es considerado el mejor del mundo y su eficacia se debe gracias a las donaciones altruistas de órganos.

Para poder realizar la donación, lo primero que tienes que hacer es informarte de si en el hospital donde vas a dar a luz se lleva a cabo el proceso. Si tu maternidad está autorizada para la operación, deberás firmar un consentimiento informando antes del parto.

CONSERVACIÓN PRIVADA

Los bancos privados, que es el lugar donde se conservaría la sangre, prometen beneficios exclusivamente a la persona que depositan las células durante un periodo determinado de conservación.

Si has decidido decantarte por esta opción, no olvides que la compatibilidad de la sangre es total con el niño y muy probable entre hermanos.

Una vez que hayas elegido una empresa, has de informar al personal sanitario que va a atender el parto. La empresa con la que has contratado el servicio enviará un equipo de extracción de uso sencillo y transportará la sangre a un laboratorio para su procesamiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Preparación