En el parto, ¡que me hipnoticen!

Aprendiendo y practicando unas sencillas técnicas de concentración y relajación, la embarazada puede sugestionarse y disfrutar del nacimieno de su pequeño estando consciente y logrando que el dolor sea muy llevadero. ¿Te atreves a probar la autohipnosis?

A la hora de plantearte si quieres utilizar la autohipnosis para dar a luz debes tener en cuenta todas sus ventajas e inconvenientes. Aquí te mostramos lo que los especialistas que la aplican han colocado en un lado y en otro de la balanza.

LAS VENTAJAS DE ESTE SISTEMA

  • Reduce el dolor, el miedo y la angustia, que son la causa de complicaciones en un gran número de partos.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • Si todo va bien, podrás llevar a cabo un parto natural sin necesidad de utilizar ningún analgésico. De este modo evitarás la posible exposición del bebé a la anestesia.
      • Al favorecer la relajación, reduce el tiempo que dura el parto.
        • Se puede combinar con la epidural.
          • Es una buena opción para las mamás alérgicas a los anestésicos o con importantes desviaciones de espalda, que no pueden ponerse la epidural.
            • El bebé también tiene un parto más fácil, porque recibe más oxígeno entre contracción y contracción y porque percibe la tranquilidad y seguridad que su madre le transmite, al estar ella más relajada.

              Y LAS DESVENTAJAS

              • No todas las personas son igual de sugestionables. En las menos receptivas la autohipnosis no es tan efectiva.
                • Si se presenta algún tipo de complicación durante el parto, es posible que se tenga que recurrir a la anestesia si la mujer pierde el control.
                  • Requiere mucho entrenamiento y aunque hace que el dolor sea más llevadero, no lo elimina totalmente.
                    • No se puede aplicar a las personas con trastornos mentales.

                      Publicidad - Sigue leyendo debajo
                      Más de Preparación