Así es el proceso de guardar del cordón

Ninguna de las opciones para guardar el cordón (donarlo o guardarlo en un banco privado) influye apenas en el parto, pero has de tener en cuenta varias cosas.

Si lo donas a un banco público

El día que des a luz deberás entregar el consentimiento informado y te harán análisis de sangre para confirmar que no tienes ninguna enfermedad o infección. Luego, en el parto, los profesionales de la maternidad recogerán la sangre del cordón y la mandarán al banco para que sea analizada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Te enviarán a casa el resultado del análisis (si se detectara cualquier enfermedad en la sangre del cordón, éste no sería conservado).

Si decides guardarlo en un banco privado

La empresa te dará un kit que debes llevar el día del parto y que contiene el material para la extracción y conservación (bolsa para recoger la sangre del cordón, geles que mantienen el frío, desinfectante, monitor de temperatura, tubo de suero para el análisis de sangre de la madre...).

La recogida de la sangre se realiza nada más nacer el bebé, cuando la placenta aún está dentro del útero: de este modo se pierde menos sangre y se evita el riesgo de infección. El ginecólogo o la matrona desinfectan el cordón y pinchan con una aguja en uno de sus vasos para extraer la sangre. Ésta se recoge en una bolsa y se envía lo más pronto posible al banco.

“Lo ideal es que llegue antes de 48 horas para que su viabilidad sea elevada”, explica Eloi Palá, de Sevibe Cells. Una vez que el cordón está en el banco se analiza, se extraen las células madre y se congelan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Preparación