Cómo sacar tiempo para hacer ejercicio cuando tienes hijos pequeños

Es muy importante que incorpores el ejercicio a tu rutina diaria para evitar problemas de salud, relajarte y reducir los niveles de estrés. Para poder seguir con tu amplia lista de obligaciones y además sacar algo de tiempo para ti y tu bienestar, te damos los una sencillas pautas que te vendrán realmente bien.

beneficios de hacer ejercicio cuando eres madre
Westend61Getty Images

Cuando tienes hijos y sobre todo, cuando son bebés, es complicado incorporar a nuestras rutinas diarias el ejercicio físico. La falta de tiempo, el cansancio, el trabajo, los imprevistos del día... hacen que dejemos el ejercicio de lado. Sin embargo, es importante que no lo excluyas de tu vida porque te reportará beneficios. Así que toma nota de cómo sacar un ratito para tu bienestar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fija un objetivo dentro de tus posibilidades

Es mejor proponerse pequeños objetivos e ir lográndolos poco a poco que fijarse uno muy difícil desde el principio. Hemos de elegir un reto que nos desafíe, que nos motive, pero que se encuentre dentro de nuestras posibilidades.

Haz ejercicio cuando tus hijos estén durmiendo

Cuando los niños están despiertos, es poco probable que tengas tiempo para ti, a no ser que puedas compaginarte con tu pareja. Aprovecha los momentos en que los niños duermen, como la siesta, para dedicar 20 minutitos a hacer ejercicio. Aunque en esos momentos lo que más te apetezca sea descansar, tu cuerpo te lo agradecerá.

En la nevera, alimentos sanos

Si a media mañana o por la tarde te entra el gusanillo, es preferible que optes por alimentos saludables que otros ricos en grasas, como los bocadillos o los helados (ahora que llega el buen tiempo). Una pieza de fruta o un yogur natural serán los aliados perfectos para toda la familia.

Hazte tu propio circuito en casa

Hay un montón de circuitos físicos que podemos practicar en casa y de forma muy económica. Compra unas pesas adecuadas a tu condición física y utilízalas para hacer sentadillas, burpees, estocadas, estocadas laterales... Debes empezar con un peso moderado e ir aumentándolo gradualmente, a medida que vayas desarrollando tu musculatura. Si el poco tiempo que tienes para hacer ejercicio es efectivo, te pondrás en forma sin problemas.

Lo más importante, ¡diviértete!

Si algo no te gusta, no te divierte o no lo disfrutas, lo acabarás dejando de hacer. Es muy importante que pongas todas tus ganas y tu entusiasmo en el deporte y sobre todo, que te diviertas en los entrenamientos, para que realmente los logres incorporar a tu rutina diaria. Ponte música que te motive mientras haces ejercicio... ¡y a por todas!

Publicidad - Sigue leyendo debajo