Los medicamentos que puedes tomar si estás dando el pecho

Muchas medicinas son compatibles con la lactancia, pero no todas. ¿Sabes cómo y cuándo tomarlas? ¿Y qué fármacos están contraindicados?

medicamentos lactancia materna
PhotoAlto/Anne-Sophie BostGetty Images

Basta leer el prospecto de cualquier fármaco para comprobar que en todos hay un apartado dedicado a las madres lactantes. Y lo normal es que aconsejen no consumirlo si se está dando el pecho.Según el informe “Fármacos y lactancia materna”, elaborado por el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría, en más del 95% de los medicamentos la recomendación es suspenderla o evitar el fármaco.Pero, curiosamente, se estima que el 90% de los fármacos son compatibles con dar el pecho. Esto evidencia que probablemente exista una sobreprotección en detrimento de la lactancia natural. “Estas contraindicaciones no se corresponden en muchos casos con los posibles efectos secundarios al lactante”, insiste el farmacéutico Juan Carlos Juárez, del hospital Vall d´Hebron de Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tu leche, su medicina

Además de contener todos los nutrientes que el niño necesita (proteínas, grasas, carbohidratos, minerales y vitaminas) y en las cantidades adecuadas, la leche materna es un factor de protección inmunológico para el bebé, disminuye la morbilidad infantil, contribuye a un crecimiento saludable y refuerza la relación entre madre e hijo, entre otras ventajas.
Por eso en la inmensa mayoría de los casos se aconseja intentar mantener la lactancia materna, que favorece la salud del bebé y de la madre, incluso cuando ésta pasa por una enfermedad.
Si por ejemplo tienes una infección leve y temes contagiársela a tu hijo, debes tener en cuenta que al poco de padecerla generarás anticuerpos, y si sigues dando el pecho se los transmitirás con tu leche al niño.

Pros y contras
medicamentos y lactancia materna
LawrenGetty Images

Pero al dar el pecho es normal que surjan dudas. Por ejemplo, ¿qué ocurre si cuando estás amamantando sufres una fuerte jaqueca, un intenso resfriado o gripe o un dolor de muelas? Tendrás que tomar algo. Es una situación bastante común. De hecho, se calcula que cerca del 80% de las madres utilizan algún fármaco o producto de fitoterapia en las primeras semanas tras el parto.

Aquí la duda es si el medicamento en cuestión afectará al bebé. Sin embargo, la respuesta no es sencilla: en algunos casos no y en otros sí.Por eso es necesario consultar siempre al pediatra o al ginecólogo, con el fin de sopesar los pros y los contras de utilizar algún fármaco y elegir entre las opciones posibles la más indicada para la madre lactante.

¿Cuándo existe riesgo?

Para que haya riesgo se han de dar tres situaciones: primero, que tu sangre absorba el fármaco; después, que pase a la leche (casi todos los medicamentos lo hacen, en cantidades mínimas) y, finalmente, que el fármaco produzca un efecto pernicioso en tu hijo (en la mayoría de los casos las cantidades son tan pequeñas que no producen efectos).
La cantidad de fármaco que se excreta a través de la leche materna y que llega al organismo del niño, y los efectos que pueda tener en éste, dependerá de diversos factores: de la madre, del niño y de la composición del propio medicamento (los que tienen un alto peso molecular se absorben poco en el tubo digestivo y por lo tanto, no llegan casi al bebé lactante).
“Cuanto menor es la edad del bebé, su inmadurez metabólica y renal es mayor”, recuerda Juan Carlos Juárez. “Y si además ha nacido pretérmino, su nivel de exposición a los riesgos de los medicamentos aumenta de manera considerable”, añade el farmaceutico del hospital Vall d´Hebron.

Los efectos sobre el bebé
Medicamentos cuando estás dando el pecho
StefaNikolicGetty Images

Por eso, para la misma enfermedad puede haber un fármaco indicado y otro no. La explicación es muy sencilla: ese medicamento llega al pequeño por la succión que hace de la leche y de ahí se dirige a su tubo digestivo.Dependiendo del tipo de fármaco, en unas ocasiones simplemente afecta a su flora intestinal, pero en otras puede ser absorbido y llegar a su sangre. En estos casos, si la dosis es importante, puede provocar un efecto farmacológico similar al que te produce a ti.Ten en cuenta también que hay algunos casos en los que el medicamento que ha tomado la madre no tiene ningún efecto sobre el bebé, pero su composición otorga un desagradable gusto a la leche.Y si esto sucede, puede ocurrir que tu bebé la rechace. “Con algunos fármacos puede pasar igual que con el ajo, que no está recomendado porque altera el sabor de la leche”, ilustra Juan Carlos Juárez.

¿Y la fitoterapia?
medicinas y dar el pecho
Tom MertonGetty Images

Hay muchas hierbas medicinales compatibles con la lactancia, pero existen otras que pueden tener efectos secundarios en la leche, aumentando o disminuyendo su producción.“Es importante tener precaución en este sentido, ya que el uso continuado de algunas plantas puede ser contraproducente”, advierte Juárez.Además, hay algunas plantas calmantes y otras estimulantes cuya ingesta en grandes cantidades puede tener algún efecto en el lactante.Si tomas infusiones de forma muy habitual, consulta a tu médico.

Medicamentos que se pueden tomar en la lactancia

* Paracetamol e ibuprofeno: Ninguno de estos medicamentos causan problemas durante la lactancia usados con moderación (consulta dosis con el médico). Se utilizan para aliviar el dolor y el malestar en gripes, resfriados, jaquecas...
Cuando se está dando el pecho se utilizan éstos en lugar del ácido acetilsalicílico, ya que puede provocar efectos adversos, aunque poco probables y generalmente leves.
* Antibióticos: Muchos son compatibles con la lactancia: amoxicilina, penicilina, cefalosporinas, eritromicina. Pero hay que evitar las quinolonas porque afectan al cartílago y pueden perjudicar a su crecimiento.
* Antihistamínicos: Casi todos están permitidos a las madres que lactan, pero es recomendable evitar los de primera generación porque son más sedantes.
* Hormonas: Casi todas están permitidas, incluyendo insulina, corticoides y tiroxina. Hay que evitar los estrógenos porque provocan disminución en la producción de leche.
* Antidepresivos: La mayoría de los fármacos que se suelen utilizar para tratar problemas de depresión son compatibles con la lactancia materna: paroxetina, sertralina, imipramina... Sin embargo, es importante que evites tomar doxepina.
* Tratamientos odontológicos: En general son compatibles con la lactancia, incluida la anestesia local y el blanqueo de dientes.
* Otras pruebas: Si te van a hacer una ecografía, una radiografía, una resonancia o un TAC, tranquila: pueden realizarte estas pruebas sin riesgo aunque estés dando el pecho.

Cómo administrar un medicamento en la lactancia

Si durante la lactancia alguna circunstancia hace que debas tomar un fármaco, evita automedicarte y habla con tu médico. Él se encargará de recetarte el más adecuado y lo hará siguiendo una serie de parámetros. Lo mejor es seleccionar un fármaco en cuyo prospecto se establezca claramente su inocuidad durante la etapa de lactancia.

En la mayoría de los casos suele optarse por la vía tópica si es factible, frente a otras formas de administración, como la vía oral o parenteral. Además, se apuesta por agentes de acción corta y medicamentos que no tengan metabolismos activos y se opta por la menor dosis posible y durante el tiempo más corto.

El médico te recomendará administrarlo en las fases más distanciadas, es decir, antes del periodo más largo de sueño del niño o después de darle el pecho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo