Todo sobre la episiotomía en el parto

A muchas de las mamás primerizas les hacen la episiotomía en el parto, un corte “polémico”, porque no siempre es necesario. ¿Qué debes saber sobre esta práctica?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Relativamente reciente

La episiotomía es una técnica quirúrgica relativamente nueva, ya que se hace desde mediados del siglo pasado. “Se comenzó a realizar para evitar el descenso del aparato genital y los desgarros que afectaban a la uretra o al ano, pero hace unos 40 años se generalizó su uso”, afirma José Tubío, especialista en Ginecología y Obstetricia de la Clínica Moncloa y de la Clínica Santa Elena, ambas de Madrid.

Hoy, la rutina con la que se hacía la episiotomía en los últimos años, que sitúa a España a la cabeza de Europa en este tipo de intervenciones, tiende a desaparecer. Y es que desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia también se recomienda hacer la episiotomía de forma selectiva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Primeriza? Tienes más papeletas

Las madres primerizas son las que más probabilidades tienen de salir del paritorio no solo con su bebé en brazos, sino también con unos puntos de sutura en la zona perineal ocasionados por la episiotomía. Si además de ser mamá por primera vez tienes más de 35 años y eres deportista, las probabilidades de que te la hagan aumentan, ya que en estas circunstancias los tejidos están más endurecidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A veces sí es necesaria

La decisión de hacer una episiotomía, esto es, cortar para abrir más el extremo externo del canal del parto, se toma durante la expulsión, cuando la cabeza del bebé corona la vagina y se comprueba la elasticidad de los tejidos perineales. Si el parto es con fórceps, ventosa o espátulas, se hace siempre la episiotomía.

“Los profesionales tenemos que valorar la necesidad de la episiotomía en el último momento. Si observamos desproporción entre la cabeza del bebé y el perineo y pensamos que puede producirse un desgarro importante, es mejor hacerla. En los demás casos, mi intención es evitarla en la medida de lo posible porque un desgarro es muchas veces menor que la episiotomía”, añade el doctor Tubío.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tipos de episiotomía

La incisión de la episiotomía mide entre uno y tres centímetros y puede ser central o mediolateral. La central va en vertical desde la vagina hacia el ano, y la mediolateral, desde la vulva hacia un lado u otro del periné, en línea oblicua. La elección depende del médico.

Según Tubío, “la central sangra menos y la recuperación es más rápida, pero existe el riesgo de que se prolongue el desgarro hacia el recto y ocasionar importantes lesiones. Por eso la más usada es la mediolateral, aunque sea algo más molesta para la mujer”. La mamá no nota dolor cuando le hacen la episiotomía, pero normalmente sí durante la cicatrización.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿La episiotomía puede tener complicaciones?

En sucesivos partos con episiotomía, el nuevo corte se hace sobre la cicatriz anterior, si esta tuvo un proceso de recuperación óptimo. “Las cicatrices suelen curarse al cabo de 10 o 15 días. A veces se pueden presentar complicaciones como grandes hematomas, que hay que drenar y volver a suturar, pero esto se produce en las primeras horas posteriores al parto. Los hematomas superficiales no requieren tratamiento. Otro problema que puede surgir es que algún punto se infecte. Pero, en general, la cicatrización es rápida y buena, aunque molesta por la zona en la que se encuentra”, añade el doctor.
 
Los detractores de la episiotomía aducen que esta puede provocar incontinencia urinaria e insatisfacción sexual. Sin embargo, el doctor Tubío opina que “los problemas de incontinencia no surgen de la episiotomía, sino del parto. En cuanto a la insatisfacción sexual, es posible que la cicatriz sea molesta. En cualquier caso, no se aconseja mantener relaciones hasta pasada la cuarentena, tanto en partos con episiotomía como sin ella, ya que antes hay un mayor riesgo de infecciones”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo