¿Por qué nos sentimos culpables las madres?

Hemos hablado de este sentimiento y de la importancia de desterrarlo con Lucía Galán, autora del blog "Lucía mi pediatra".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Temor a no estar "a la altura"

La maternidad es una experiencia maravillosa, qué duda cabe. Pero también supone una gran responsabilidad. Y en ocasiones, el afán por querer ser las "madres perfectas", las opiniones de las personas que nos rodean, la presión de una sociedad que marca cómo tiene que ser la crianza... puede llevarnos a sentirnos culpables al pensar que no estamos “a la altura”.

¿Por qué aparece este sentimiento? ¿Es más habitual ahora que antes? ¿Qué podemos hacer para dejarlo de lado? De todo ello hemos hablado con Lucía Galán, reconocida pediatra y autora del blog “Lucía, mi pediatra”. Y esto es lo que nos ha contado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Crecer Feliz: ¿Cómo nos afecta la culpabilidad?

Lucía Galán: Si no desterramos ese sentimiento o simplemente “nos acostumbramos” a convivir con él, termina irremediablemente minando nuestra autoestima y oscurece la imagen que proyectamos a nuestros hijos. ¿Cómo quiero que me vean mis hijos cada mañana? Esta es la pregunta que debemos hacernos cada vez que atravesamos la puerta de casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C.F.: ¿Puede aportarnos algún beneficio?

L. Galán: Pocos beneficios le veo, francamente. Quizá nos sirva para profundizar en el origen de ese sentimiento (por qué me siento así), para identificar nuestras carencias y poner todo nuestro empeño en salir a flote, en fortalecer nuestras debilidades, en trabajar nuestras virtudes y en alejarnos de aquello que nos lastra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C.F: Me siento culpable por irme a trabajar... ¿qué hago?

L. Galán: La pregunta del millón. No hay recetas mágicas ni universales. Cada una debemos tejer nuestro propio traje a medida en función de nuestras necesidades y circunstancias personales. Vamos a dejar ya de compararnos unas con otras, vamos a dejar de juzgarnos. Las necesidades de cada madre son diferentes y aquí no hay debate alguno. Disfruta de cada instante que tengas junto a tus hijos, mucho, poco... el que sea. Pero hazlo. Y si consideras que es poco tiempo, lucha con uñas y dientes por conseguir un poco más, pero sin lamentaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C.F: ¿Y si me siento mal por salir sin el niño?

L. Galán: Nunca hay que sentirse culpable. ¿Qué sentido tiene salir a cenar con tu pareja si vas a estar así? Para eso, quédate en casa. Si salimos es para disfrutar, para liberarnos un poco, para rellenar otras parcelas de nuestra vida que son importantes, como la relación de pareja. También para regalarle esos momentos de desconexión a la otra persona. ¿Te imaginas ir a cenar con alguien que se siente mal por estar contigo y que desea regresar a casa? Además de madres somos muchas más cosas, y sentirnos bien con nosotras mismas es básico para nuestra salud mental y sentimental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C.F: ¿Perder la paciencia es ser peor madre?

L. Galán: Perder la paciencia, con el ritmo de locos que llevamos, es completamente normal y humano. A todos nos ocurre. Se trata de que esos momentos sean contados y limitados, de que con el paso del tiempo seamos capaces de identificar ese punto sin retorno en el que notamos que vamos a entrar en bucle y sepamos parar. Eso es lo difícil. Si traspasamos la línea toca rectificar, pedir disculpas y empezar de cero, con los niños también. Pero como todo en esta vida requiere de un entrenamiento y de haber pasado por infinidad de circunstancias para poder desarrollar la paciencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C.F: ¿Y no dar de mamar al niño?

L. Galán: ¡Por supuesto que no, hasta ahí podíamos llegar! Yo soy fiel defensora de la lactancia materna y les he dado pecho a mis dos hijos hasta que ellos han querido, un año cada uno. Pero no seré yo la que juzgue ni culpabilice a una madre por no hacer lo mismo. ¿Con qué derecho? Con toda la información a su alcance, cada una es libre de elegir el tipo de lactancia que desea dar a sus hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C.F: No duerme, no come bien... ¿qué hago mal?

L. Galán: Ninguna cosa que hagamos por el bien de nuestros hijos y familia debe hacernos sentir culpables. Esa es la teoría. Ahora toca llevarla a la práctica. Hay niños que tardan más en dormir o en comer adecuadamente; son pequeños detalles que en ese momento se viven como algo dramático, pero con el tiempo nos damos cuenta de que en realidad no tenían tanta importancia, de que todo pasa y de que no merece toda la energía que ponemos en ello. Keep calm and relax…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C.F: ¿Cómo afrontar las críticas?

L. Galán: Filtrando lo que nos llega; untándonos con vaselina para que los comentarios y opiniones no solicitados no nos afecten y nos resbalen. Yo suelo decir: “el modo en que actúas, las decisiones que tomas bajo el techo de tu casa... ¿te hacen feliz a ti? ¿Hacen felices a los tuyos?” Si la respuesta a estas preguntas es sí, adelante. No hace falta nada más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C. F: ¿Las redes sociales generan más presión?

L. Galán: Puede ser. En las redes sociales se traspasan límites que no se pasan en la vida real. Pero pensémoslo fríamente. ¿De verdad vamos a permitir que alguien que no nos conoce de nada entre hasta nuestra cocina y nos diga qué debemos dar de comer a nuestro hijo, o que se meta en nuestra cama para juzgar si hacemos o no hacemos colecho? Definitivamente, no. Límites claros y no leer a quien no nos hace sentir bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
C.F: ¿La clave para adquirir más seguridad?

L. Galán: Lo primero de todo es aceptarnos como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos, sin el destructivo sentimiento de culpa. En mi último libro “Eres una madre maravillosa” hago un liberador alegato a la autoaceptación de cada uno de nosotros, padres y madres. De querernos tal cual somos. De limar nuestras aristas y potenciar nuestras virtudes. Rodearnos de personas bonitas que nos hagan sentir cosas bonitas, alejarnos de culpabilizadores y vampiros de energía y buscar esos instantes de felicidad en nuestro día a día, sean cuales sean nuestras circunstancias.

Cuando conoces otras vidas, otras historias, cuando ves a familias como la tuya luchar de una forma descarnada por sacar adelante a sus hijos que no lo han tenido tan fácil como los demás, aprendes a relativizar, aprendes a dejar de quejarte, a valorar lo verdaderamente importante de la vida y a disfrutar.

La maternidad, la paternidad es el viaje más intenso, maravilloso, difícil e inolvidable que vas a vivir nunca. ¡No lo desaprovechemos! Vivirlo en la luz o en la sombra solo depende de nosotros. Y yo tengo claro dónde deseo estar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lucía Galán, pediatra y reconocida bloguera

La Dra. Lucía Galán Bertrand es médico pediatra y autora de los libros “Lo mejor de nuestras vidas” (2016, Planeta) y de “Eres una madre maravillosa” (2017, Planeta) y del blog www.luciamipediatra.com.

Miembro de la Sociedad Española de Pediatría, la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria, se licenció en Medicina por la Universidad de Oviedo y consiguió su título de especialista en Pediatría en 2008. Ejerce su profesión en el Hospital Internacional Medimar, en Alicante, viviendo cada día su vocación. También en el programa Saber Vivir, de TVE.

La maternidad le hizo vivir la pediatría de de una forma distinta, más implicada, de primera mano... Cuando empezó a recibir a madres primerizas en su consulta, ella ya había pasado dos veces por esas mismas dudas que le planteaban. Por eso decidió sumergirse en la aventura de ser bloguera, aconsejando con doble criterio, madre y pediatra, a otros padres y abuelos que buscan asesoramiento en beneficio de sus pequeños. En 2015 ganó el Premio Bitácoras al Mejor Blog de Salud e Innovación Científica y, actualmente, está manos a la obra con su tercer libro, que será publicado por la editorial Planeta en la primavera de 2018.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo