Las mamás de los países nórdicos, de moda

Nos encanta (y nos da cierta envidia) la forma de vivir la maternidad y la paternidad en los países nórdicos. Estas son algunas de las razones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Periodo de baja por hijo

En Suecia tienen derecho a 480 días de baja a repartir entre los padres (90 días en exclusiva para la madre); si alguno rechaza el permiso se pierden los días, así se garantiza que el cuidado del bebé recae en ambos

En Noruega cuentan con 59 semanas, con el 80% del sueldo. Si prefieren recibir el 90%, el tiempo es de 49 semanas (10 para ella, 10 para papá, y el resto a compartir). 

En Dinamarca la baja es de 52 semanas. De ellas, cuatro semanas antes del parto y las 14 posteriores son solo para la madre. El papá tiene las 2 semanas siguientes al nacimiento; las 32 restantes se pueden repartir al gusto

En Finlandia, las madres disponen de 3 meses en exclusiva tras el nacimiento. Después, durante medio año más, se puede acoger a la baja el padre o la madre. 

En Islandia la baja es de 9 meses, 3 para cada progenitor y el resto a repartir como quieran.  

Incentivos y ayudas

En Suecia y Noruega, las empresas incentivan a los empleados padres que deciden quedarse en casa cuidando del hijo, completando con un 10% el sueldo que da el gobierno durante la baja (llegando hasta un 90%). En Dinamarca, si tus ingresos son inferiores a 94.000 € el gobierno aporta 200 € al mes durante los dos primeros años de vida del bebé y entre 125 y 160 € hasta que el niño cumpla los 18 años.

Guarderías y educación

En Finlandia no solo la educación es gratuita, también lo son los libros, el transporte y el comedor. El ratio de alumnos por aula es de 20 niños. Si tu domicilio está a más de 5 km de la escuela que te corresponde por empadronamiento, el municipio corre con los gastos del transporte (en Noruega también, si vives a más de 1 km). Los niños comienzan la enseñanza obligatoria a los 7 años, pero el 60% acude antes a guarderías (en Finlandia son privadas y cuestan unos 300 €, aunque cuentan con ayudas del gobierno para pagar esta pre-escolarización).

En Suecia, Noruega o Dinamarca tienen una plaza asignada en la guardería pública y, en caso de que no fuera posible, se percibe una compensación económica para ayudar a pagar la privada.

Amor por la naturaleza

Los daneses aman el contacto con la naturaleza, de ahí que crean que el desarrollo del niño viene de la mano de esta relación con el aire fresco, los animales, las plantas...

La mayoría de las madres danesas llevan a sus hijos a la Skovbornehave, una guardería en el bosque; un autobús los recoge todos los días, llueva o nieve, no hay excusa. También tienen la costumbre de dejar que los bebés (abrigados, eso sí) estén durmiendo en la calle mientras ellas se toman un café. Lo llaman la siesta nórdica y aseguran que esta práctica hace a los niños más resistentes frente a la gripe y los resfriados.

¡Esto es gratis!

En Noruega y Finlandia, el dentista, incluida la ortodoncia, es gratis para los niños hasta los 16 años. En Suecia, si viajas con carrito o sillita de bebé en el transporte público, el billete es gratuito

Respeto por la maternidad

En algunos hospitales prohíben las visitas durante las primeras 48 horas de vida del bebé. La razón es dar tiempo a la nueva familia recién formada (mamá, papá y bebé) para hablar, mirarse y conocerse sin interferencias. Y también, para evitar ruidos y gérmenes inesperados.

Grupos de madres

Una tradición muy asentada entre las madres nórdicas es mantener los lazos con su grupo de maternidad. Son grupos de 10-15 mujeres que han dado a luz en las mismas fechas y que se reúnen para charlar y tomar un té. Hablan de crianza, de lactancia y, sobre todo, se apoyan en momentos de bajón e inseguridad. Así vencen los aspectos más difíciles de la maternidad y disfrutan solo de lo positivo de esta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo