Después del parto, come y sé feliz

Si te sientes triste y agotada tras el nacimiento del bebé apúntate a la tendencia “mood food”, que se basa en comer a base de alimentos que elevan el ánimo. Combínala con ejercicio y descanso.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sigue la tendencia Mood Food

Apunta este nombre: mood food (algo así como “comida feliz” en inglés). Es una tendencia alimenticia para promover una dieta que mejore el estado de ánimo, ya que consiste en elegir comidas que hacen que te sientas feliz.

Procedente de Estados Unidos (aunque los primeros alimentos etiquetados como “mood food” aparecieron en Japón hace una década), esta dieta ya ha llegado a nuestro país. Su secreto está en el triptófano, una proteína que, tras un proceso metabólico, se convierte en serotonina, la llamada “hormona de la felicidad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bienestar emocional a través de la comida

Sin embargo, lo de buscar el bienestar emocional a través de la comida no es algo nuevo. Hace más de dos mil años Hipócrates, padre de la Medicina y tal vez el primer nutricionista de la historia, aconsejaba tomar alimentos apetitosos y ligeramente ácidos durante el otoño para expulsar la melancolía. Y propugnaba:“Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento”. Una máxima que puedes aplicar tú si, tras dar a luz, te sientes falta de energía, con el ánimo por los suelos y el depósito emocional bajo mínimos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No a la tristeza

Tras el nacimiento del bebé hay muchos factores psicológicos, fisiológicos y ambientales que pueden hacer que te sientas triste. De hecho, se calcula que hasta el 60% de las mujeres experimentan algún tipo de bajón emocional en los meses siguientes al parto, sin que por ello sufran necesariamente una depresión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cambio radical

Las variaciones hormonales (los niveles de endorfinas, con efectos sedantes, caen de golpe tras dar a luz, mientras que la progesterona, que tiene efectos depresivos, aumenta en la lactancia), el probable déficit de hierro (que provoca anemia, cansancio y tristeza), el shock de convertirte en madre junto al temor a no hacerlo bien o el hecho de comer mal y dormir poco son factores que desencadenan este proceso de abatimiento psicológico. “El cambio es tan radical que a algunas madres, sobre todo a las primerizas, les pilla por sorpresa”, dice la doctora Betlem Menéndez, vicepresidenta de la Asociación Catalana de Dietistas-Nutricionistas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Melancolía postparto

Algunos expertos lo han definido como “tristeza o melancolía del postparto”, que en la gran mayoría de los casos (alrededor de un 10% podrían acabar en depresión) se supera al cabo de poco tiempo si se siguen unos sencillos consejos, entre los que juega un rol muy importante el mantener una alimentación adecuada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La clave: el triptófano

Desde hace ya algunos años, distintos estudios inciden en la relación, científicamente demostrada, entre la dieta que consumimos y el funcionamiento cerebral.

Algunos componentes presentes en alimentos como la carne, los frutos secos, el pescado, los lácteos o las verduras aumentan de manera significativa la producción de serotonina, un neurotransmisor cerebral (una endorfina) que proporciona bienestar además de regular el sueño o el humor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un aminoácido esencial

Y es que esta “hormona de la felicidad” necesita del triptófano, un aminoácido esencial –es decir, un componente de las proteínas– que el ser humano no puede sintetizar y que, por tanto, debe obtener de los alimentos. “Se ha demostrado que un nivel bajo de serotonina provoca problemas anímicos y falta de sueño”, afirma la nutricionista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Felicidad y buena alimentación

Pero con esto no basta: para poder metabolizar bien el triptófano de los alimentos que lo contienen (los que hemos destacado al final de este informe) necesitamos además una dosis suficiente de vitamina B6 y de magnesio, que se encuentran en buena cantidad en alimentos como el germen de trigo, los huevos, el pescado, las verduras, las legumbres, las nueces, el mijo, el sésamo o los cereales integrales, entre otros. La combinación entre ambos tipos de nutrientes es el camino ideal hacia la felicidad a través de la dieta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo