Postparto: 16 ideas para levantar el ánimo

No es cierto que todas las mamás recientes estén exultantes y llenas de energía. De hecho, estar triste y agotada es de lo más normal. Pero hay muchas formas de sentirte más feliz. ¿Necesitas ideas?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Superar el "baby blues"

Ahora que por fin tienes a tu bebé en tus brazos, confirmas que es cierto eso que siempre se dice: que la emoción de convertirse en madre no se puede comparar con ninguna otra.

Lo que quizá no te parezca tan normal es que ese sentimiento se mezcle con otros de tristeza, agotamiento, temor... Pero sí lo es. Y no te ocurre sólo a ti, es algo por lo que pasan casi el 80% de las madres recientes en las dos o tres semanas posteriores al parto.

Se conoce como “baby blues” y poco a poco irá desapareciendo (si en un mes no lo ha hecho, habla con tu ginecólogo para que descarte que no estás sufriendo una depresión postparto). Pero mientras tanto, puedes empezar ya a poner en práctica técnicas y trucos que te ayudarán a disfrutar de este periodo.

Apúntate a la meditación

No sólo por sus beneficios a largo plazo, sino porque a corto plazo reduce el agotamiento. Según el British Journal of Sport Medicine, los niveles de ácido láctico, indicador del cansancio, se reducen con esta práctica. En http://es.acem.com encontrarás cursos e información.

Lee una buena novela

Sumérgete en una buena historia de ficción. En la Universidad estadounidense de Emory (Georgia) han comprobado que este tipo de lectura activa el córtex temporal izquierdo, lo que permite meterse en la piel del protagonista y experimentar físicamente las sensaciones narradas.

Da igual el tema, lo esencial es que te anime y te provoque buenas vibraciones.

Déjate mimar por tu pareja

Y disfruta de vuestra relación. Aprovechad cualquier rato para hablar y compartir dudas, organizad desayunos de relax, contratad canguro algún día y salid juntos...

Practica yoga

Las respiraciones actúan sobre el sistema nervioso parasimpático fomentando la relajación, y las posiciones (pregunta al ginecólogo cuáles puedes hacer ahora) ayudan a la recuperación del suelo pélvico y los abdominales.

Además, a muchas clases de yoga postparto puedes llevarte al bebé. Mira www.mamaioga.com

Come sano y descansa todo lo posible

Los dos grandes secretos para un postparto feliz. Dormir todo lo que puedas (hazlo cuando lo haga el bebé y delega aquellos cuidados que no dependen de ti) es necesario para recargar energías físicas y mentales.

Y una buena alimentación favorece tu recuperación y tu ánimo y es esencial para la lactancia.  

Presume de tu nueva imagen

No te desanimes si tu cuerpo no es el que era. Para que veas que no estás sola puedes entrar en el blog Theshapeofamother.com, donde mamás de diferentes edades, tallas y nacionalidades comparten sus fotos e historias.

Dedícate a la repostería

Sí, no es broma. Hornear tartas, magdalenas o galletas tiene efecto terapéutico.

Un estudio publicado en el British Journal of Occupational Therapy afirma que mejora la autoestima y la concentración y aumenta la producción de endorfinas.

Mira webs como www.almascupcakes.es y www.escuelasweetiscakes.es

Queda con amigos

Un par de horas hablando de cosas que no tengan que ver con el bebé son muy recomendables. Si salís a cenar fuera, elige un restaurante tranquilo con comida saludable.

Y si no tenéis canguro, no te agobies: organiza la cita en casa recurriendo a un cátering a domicilio o pidiendo a tus amigos que traigan la cena: la cuestión es que tú no trabajes.

Conoce el reiki

Según la OMS, esta técnica ancestral japonesa tiene resultados positivos tras una operación, por lo que es ideal si has tenido un parto mediante cesárea. Infórmate en la Federación Española de Reiki  (www.federeiki.es).

Lanza un blog de maternidad

Porque ahora que eres madre tienes mucho que compartir con otras mamás y hacerlo puede servirte como terapia (así lo aseguran muchas blogueras).

¿Quieres ideas? Entra en www.madresfera.com, la mayor comunidad de blogs maternales. Y pásate por alguno de los nuestros, como el de Pintando una mamá, Petit-on, Guía de manualidades, Mamá trendy, Mamá a la última o Mi vida con mi bebé.

Ve a que te hagan masajes

Mejoran la circulación, el drenaje linfático y los dolores musculares y, según la American Pregnancy Asociation, ayudan a la regulación hormonal, reduciendo los niveles de cortisol (la hormona del estrés, que se incrementa en el parto) y aumentando los de prolactina (necesarios para la producción de leche).

Dale un masaje a tu bebé

En el hospital británico Queen Charlotte’s and Chelsea han descubierto que hacerlo aumenta en la madre la producción de oxitocina, algo que tiene un efecto positivo en el estado de ánimo.

En www.masajeinfantil.es ofrecen talleres por toda España. Y en www.lahuellitadetubebe.com dan cursos a domicilio.

Date algún capricho dulce

Está demostrado que tomar chocolate negro (más de 70% de cacao) ayuda a mantener un nivel adecuado de serotonina y triptófanos. Y es rico en fibra, genial si sufres estreñimiento.

Mima tu cuerpo

Así te sentirás mejor. Consulta al ginecólogo y ponte en marcha:

- Con tratamientos estéticos. Los tratamientos a base de radioestimulación y la radiofrecuencia pueden aplicarse al terminar la cuarentena (si has tenido un parto normal), ya que no están contraindicados con la lactancia. Reducen la grasa y reafirman los tejidos.
- En casa. Utiliza productos con principios activos que estimulen la producción de colágeno y elastina y movilicen la grasa. Asegúrate de que son compatibles con la lactancia. Puedes probar con cremas reestructurantes y reafirmantes.

Busca aplicaciones que te ayuden

Aprovecha las que te facilitan la vida ahora.

- iPostpartum. Ideas para una recuperación más rápida y consejos prácticos para el cuidado del bebé.
- Nestlé Cocina. App gratuita, 2.000 recetas sencillas y equilibradas y un menú semanal.
- Relax Melodies. Con música en cinco categorías diferentes para que puedas relajarte durante el día en función de lo que estés haciendo.
- Dommuss. Un eficaz organizador familiar que te ayudará a no olvidar las fechas, tareas y citas más importantes.

Acepta que nadie nace sabiendo

Y que a ser madre también se aprende. Tómate las cosas con calma, déjate guiar por tu instinto, pide ayuda, pregunta tus dudas a expertos y, sobre todo, ten la seguridad de que eres la mejor madre para tu hijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo