Cómo preparar la piel para el verano

Se acerca el verano y es el momento de preparar la piel para protegerla del sol y del cloro y del salitre. Sigue estos consejos para lucir una piel sana y natural.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo, durante el invierno solemos tenerla protegida, pero cuando llega el buen tiempo su exposición es mucho mayor, por lo que tenemos que tomar precauciones para evitar complicaciones y es ahora, en primavera, cuando tenemos que empezar a cuidarla con mayor intensidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La radiación solar, el cloro o el salitre van a ser nuestros enemigos durante esta temporada. Para hacerlos frente, tenemos que preocuparnos de preparar la piel, tanto por fuera como por dentro. Para ello, es fundamental que sigas los pasos que te exponemos a continuación y que serán la clave para conseguir una piel perfecta:

Exfolia tu piel una vez a la semana

La piel acumula durante el invierno células muertas, por lo que es el momento de librarnos de ellas para que nuestra piel recupere su luminosidad. Utiliza un buen exfoliante una vez a la semana al menos desde un mes antes de que empiece el verano, así te asegurarás de que queda preparada para su exposición a los elementos que ya hemos mencionado. No olvides insistir en codos y rodillas.

Hidrata tu piel durante todo el año

Una buena hidratación durante todo el año es indispensable para mantener la belleza y la salud de la piel, pero aún más en estas fechas. El cuello, el escote y las patas de gallo son zonas especialmente sensibles que requieren cremas hidratantes ricas en ácido hialurónico, glicerina y vitamina B3. Para hidratar nuestro cuerpo, es recomendable utilizar cremas ricas en nutrientes todos los días, pero si por lo que sea no podemos hacerlo con tanta periodicidad, al menos debemos intentar que nunca sea menos de dos o tres veces por semana.

Cuidado desde dentro: la alimentación

La alimentación es muy importante para que la piel consiga y mantenga la elasticidad y frescura que tanto nos gusta. Las zanahorias, tomates, los albaricoques, las verduras, los kiwis… contienen antioxidantes y carotenos que ayudan a conseguir un bronceado perfecto. Para proteger y cuidar la piel resultan muy recomendables los ácidos grasos omega 3 — presentes en el pescado azul — que además aportan hierro, cinc, yodo y selenio. Tampoco debemos olvidar la importancia de la ingesta de vitaminas (frutas y verduras), minerales (legumbres, frutos secos y cereales) y proteínas (lácteos, carnes y huevos). Por otra parte, el alcohol y el tabaco generan radicales libres que son perniciosos para nuestra piel, por lo que mejor reducir su consumo al mínimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Protege tu piel del sol

Aunque el sol nos aporta muchos beneficios, también puede traernos quemaduras solares y foto-envejecimiento. Es muy importante utilizar protectores solares con un factor alto, sobre todo al principio. No por utilizar un factor bajo nos vamos a broncear más rápido, lo que ocurrirá es que la piel sufrirá más las consecuencias negativas de la radiación solar. Es preferible ser precavidos y comenzar con un factor alto (como mínimo factor treinta) para después ir reduciéndolo gradualmente. El rostro, las manos y el escote son zonas especialmente delicadas, por lo que es recomendable utilizar factores más altos que para el cuerpo para evitar la aparición de las indeseadas manchas.

A la hora de adquirir una crema de protección solar, hay cuatro factores que debemos tener en cuenta:

  • Protección ante rayos UVA y UVB
  • Antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres
  • Agentes antiinflamatorios para evitar el enrojecimiento de la piel
  • Agentes hidratantes para evitar la pérdida de suavidad.

    Repara tu piel después de exponerla al sol

    Después de broncearnos es conveniente utilizar cremas específicas para reparar el posible daño que nos haya podido producir la exposición al sol.

    Si tienes en cuenta estos sencillos consejos, tu piel seguirá cuidada y fresca, y tú te sentirás tan radiante como siempre.

    ADEMÁS... Dar el pecho en la playa ¿me puede dar el sol?

    Publicidad - Sigue leyendo debajo