El cultivo de leche materna, útil para tratar la mastitis

La mastitis, un trastrorno que afecta a 4 de cada 10 madres lactantes, puede diagnosticarse y tratarse mejor mediante el cultivo de leche materna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dolor intenso en el pecho, hinchazón y enrojecimiento en la zona, calor localizado, fiebre, escalofríos, decaimiento, malestar general... son síntomas de mastitis (infección en los conductos glandulares de la mama). Una herida en el pezón puede servir de entrada para las bacterias, provocando esta infección que inflama el pecho, cierra los conductos y produce un estancamiento de la leche.

La mastitis infecciosa, que puede afectar a 4 de cada 10 madres lactantes y que es una de las principales causas de abandono temprano de la lactancia materna, suele ser tratada con antibióticos. Sin embargo, esta terapia está resultando ineficaz en muchos casos, ya que el uso incorrecto que se ha hecho de estos fármacos, ha favorecido la aparición de bacterias resistentes.

El empleo de una medicación ineficaz puede derivar en casos crónicos y causar efectos secundarios como candidiasis vaginal o gastroenteritis. Por no hablar de que al surgir resistencias que alargan los síntomas de la mastitis la madre suele recibir una combinación simultanea de antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos, antifúngicos y antidepresivos que suelen condicionar el abandono de la lactancia.

Durante el Simposio sobre mastitis, organizado por la firma Medela en Barcelona, el Dr. Juan Miguel Rodríguez, responsable del grupo de investigación Microbiología Perinatal, del Departamento de Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Universidad Complutense, de Madrid, puso de manifiesto el papel de los cultivos de leche como herramienta eficaz para detectar precozmente las bacterias que están provocando la infección (diagnóstico preciso), prescribir el fármaco más efectivo contra ellas y evitar así el consumo innecesario de medicamentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, el grupo de investigación ha demostrado la eficacia de algunos probióticos en la curación y alivio de los síntomas, especialmente en los casos de mastitis subagudas (se manifiestan con un dolor punzante en el pecho, peor no hay enrojecimiento ni fiebre). Estos probióticos permiten restaurar la microbiota mamaria, un conjunto de microorganismos imprescindibles y cuya alteración está relacionada con el desarrollo de los distintos tipos de mastitis.

Matronas, ginecólogos, pediatras, médicos de familia, asesoras de lactancia, investigadores... su papel es fundamental en la reducción de la tasa de abandono de la lactancia materna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo