Cómo cuidar los puntos de la episiotomía para que se curen bien

Si te han hecho una episiotomía (corte en la vagina), el cuidado de los puntos en casa será parte básica en tu recuperación. Te explicamos cómo hacerlo.

cuidados episiotomía
Agencias

Si te has dado a luz y te han hecho una episiotomía, tienes que tener claro que el secreto para que no haya complicaciones está en seguir una buena higiene y tener lo más seca posible la herida. Las matronas aconsejan limpiar la herida con agua templada dos veces al día (mañana y antes de acostarte).

Si te sientes muy incómoda por el flujo de los loquios (pérdidas sanguíneas tras el parto), puedes volver a hacerlo, aunque no es necesario y debes tener en cuenta que “un exceso de lavado es contraproducente porque humedece demasiado la herida”, nos explica la matrona Carme Miras. Además, la flora de la piel está preparada para protegerte de infecciones y un exceso de higiene puede destruirla.

Higiene de la episiotomía

Para lavar la herida puedes utilizar agua con jabón neutro o de higiene íntima o incluso agua hervida con sal (no uses soluciones antisépticas). Recuerda que la limpieza debe ir siempre de la vagina hacia el ano y que el baño en bañera aún no es recomendable.

Es importante que seques bien la zona, dando suaves toques con la toalla (sin frotar) o utilizando el secador con aire frío. Cuando estés en casa, deja de vez en cuando la herida al aire (sin que le dé el sol).

También por higiene, cuando orines hazlo inclinándote hacia adelante, para no mojar los puntos. Y cámbiate a menudo la compresa que utilices para los loquios (irán disminuyendo). Las compresas tocológicas, sin plástico, facilitan la transpiración.

Aliviar las molestias de la episiotomía

“A menos que haya complicaciones, los puntos solo son dolorosos en los primeros días. Luego notarás una clara mejoría, aunque puedes sentir molestias o tirantez en la zona”, dice la matrona.

Un truco que mejora la inflamación, y más si tienes hemorroides, es enfriar la zona: aplícate una bolsa con hielo envuelta en una toalla (no directamente). Y si te sientes muy dolorida, puedes tomar un analgésico. Pregunta a tu matrona o médico cuál tomar para que si das el pecho no pase a tu bebé a través de tu leche.

Te vendrá muy bien usar ropa holgada y, en la ropa interior, optar por prendas de algodón o de otras fibras naturales o utilizar braguitas desechables.

¿Qué pasa con los puntos de la episiotomía?

La mayoría de las episiotomías se hacen con un corte lateral, que cicatriza mejor, y la sutura se realiza por capas; el hilo es más grueso en el músculo y más fino al llegar a la piel. Lo normal es que tarde de una a dos semanas en cicatrizar; luego los puntos se absorben solos.

De todos modos, a los 7-10 días de salir del hospital te programarán una visita con la matrona para controlar la evolución de la herida. Si tu piel no está respondiendo de forma adecuada quizá te receten una pomada o crema para ayudar a cicatrizar.

Durante la primera semana andar o sentarte puede resultarte muy molesto. Pero no utilices un flotador como se decía antes (es contraproducente porque provoca que los puntos se tensen), mejor siéntate en una superficie dura. Y un truco: contrae los glúteos antes de hacerlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo