Te ayuda a aceptar los imprevistos

TE AYUDA A ACEPTAR LOS IMPREVISTOS

La vida con un bebé está llena de sorpresas agradables, pero también de contratiempos y frustraciones (el niño se pone malo justo ese fin de semana en el que os ibais de viaje, o no te deja dormir la noche anterior a una importante reunión...).

Sabes que no depende de él, pero eres humana y no puedes evitar esa sensación de decepción o enfado. Hasta que de pronto le miras y te regala una de sus sonrisas... Tu enfado desaparece y piensas que llegarán más viajes y más reuniones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Gracias a tu hijo estás empezando a asumir cada vez mejor las interrupciones y los cambios de planes.

Aceptar que no puedes tener todo bajo control es positivo y significa un paso en tu crecimiento interior que no sólo te beneficiará en el contacto con tu bebé, sino también en otros ámbitos de la vida, como tu trabajo, tu relación de pareja, etc.

  • Una reflexión. Si notas que, a pesar de estar feliz con tu bebé, a diario siguen frustrándote muchas cosas, haz un reajuste en la forma de organizarte.
    Seguramente planeas muchas actividades para el tiempo del que dispones. Piensa que no tienes que ser una superwoman y planifica sólo las dos o tres cosas que sean imprescindibles, dejando tiempo libre para los imprevistos.

    LOGRA QUE DES LO MEJOR DE TI MISMA

    Tu hijo lo es todo para ti y sientes que por él eres capaz de cualquier cosa. Por eso te involucras más en los temas que le atañen y te animas a hacer cosas que antes no te apetecían o a las que no te habrías atrevido.

    Por ejemplo, te apuntas a la asociación de vecinos del barrio para pedir que en la zona haya más parques, o vences tu timidez y participas en la obra de teatro de su guardería.

    Y, al mismo tiempo, para pasar más horas con él, en el trabajo aumentas tu eficacia para hacer en menos tiempo la misma tarea... ¡y hacerla mejor! Ser madre te ayuda a desplegar tus capacidades y a ser quien realmente eres.

    • Una reflexión. Tu amor por tu hijo es incondicional, pero también lo es el suyo hacia ti.
      Tu pequeño te quiere tal como eres, sin críticas y sin matices. Te perdona cualquier error y piensa que eres perfecta.
      Sus sentimientos son puros y auténticos. Disfruta de su amor ilimitado y déjate transformar por él.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo