Consejos para sentirte más ligera

La falta de tono muscular, las comidas inadecuadas, los kilos de más, las preocupaciones... pueden aliarse contra ti y hacer que te sientas cansada y que no te encuentres bien contigo misma. Te contamos qué puedes hacer.

Los kilos de más que han quedado tras la gestación, las preocupaciones como madre reciente, el poco tiempo que tiene para ella, el cansancio acumulado, etc., pueden hacer mella en la motivación de la postparturienta y provocar que no se sienta bien consigo misma. Para evitarlo, el primer paso es desterrar los pensamientos negativos. Olvídate de frases como "no me da la vida", "con todo esto no puedo" "esto es superior a mí", porque este tipo de comentarios y actitudes derrotan a cualquiera. Cuando surjan, anúlalas y cámbialas por un: "voy a intentarlo, veremos qué pasa" "me pongo a ello" o "vamos a ver cómo lo hago". Seguro que tras el intento consigues infinidad de cosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y el segundo es seguir hábitos que hagan que te encuentres mejor.

Claves para sentirte muy bien

  • Tienes que salir a la calle, por lo menos una hora diaria, tomar el sol y el aire, aunque haga frío. Abrígate bien, tapa al bebé en su carrito y sal a pasear o a caminar a ritmo medio. Es el mejor ejercicio que puedes realizar para bajar peso y además contribuye a mejorar el ritmo intestinal.
  • Haz comidas ligeras y equilibradas. No te pueden faltar a diario frutas y verduras de consumo en crudo y vegetales cocinados. Este tipo de alimentos se digieren con facilidad, aportan fibra y favorecen la evacuación.
  • Toma dos litros de agua al día. Te ayudará a eliminar toxinas, a depurar el organismo, a hidratar tu piel y si estás dando el pecho, contribuirá a mejorar la cantidad de leche materna.
  • Si tus digestiones son pesadas, tienes dolor abdominal, acumulación de gases y/o arrastras un problema de estreñimiento desde los últimos meses de gestación, quizá tengas que plantearte cambiar los lácteos de tu dieta, por otros sin lactosa. Un 34% de adultos españoles son intolerantes a la lactosa (el azúcar de la leche), un problema que puede surgir como consecuencia de algunas intervenciones quirúrgicas, consumo de antibióticos o enfermedades intestinales (gastroenteritis), en este caso sería una afección temporal. O tratarse de un trastorno genético: la mucosa intestinal no puede digerir la lactosa por déficit de una enzima llamada lactasa y el problema sería permanente.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Si quieres saber más sobre esta intolerancia y conocer productos que te pueden ayudar mira aquí.

    Una ayuda extra

    Y para que te sientas aun más ligera, ahora cuentas con la ayuda de Kaiku Sin lactosa, que quiere concederte un deseo. Entra en: pidenostudeseo.com, explora en la lista y elige el que más se adapte a lo que necesitas o propón uno tuyo. Haz clic en el botón "Participa", rellena el formulario de inscripción y... a esperar a ser la afortunada.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo