Objetivo: comer mejor y moverse más

Una dieta equilibrada, en la que se controle el consumo de calorías, aliarte con verduras y frutas y aumentar la actividad física diaria puede hacer mucho para ayudarte a recuperar la figura.

Para que subirte a la báscula cada semana no suponga una decepción, recuerda que la base para perder peso de forma saludable es mantener un equilibrio entre la energía que ingieres y la que gastas mediante el ejercicio físico. Es decir que ha de haber un balance entre las calorías que te aporta la dieta y las que gastas mediante tu actividad diaria y el ejercicio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si, a pesar de tu buena voluntad, no obtienes los resultados esperados, quizá haya que revisar los alimentos que tomas a diario (tu dieta ha de ser equilibrada, nutritiva y amena, reduciendo las calorías, sí es necesario) y valorar la cantidad de ejercicio que realizas.

¿Sabías que la esperanza de vida se puede elevar de media 3,4 años en aquellas personas que realizan actividad física moderada y en 4,2, de media, si superas en más del doble las recomendaciones internacionales de realizar al menos 150 minutos de ejercicio a la semana?
Otro dato importante que debes tener siempre presente es que los regímenes restrictivos, por sí solos, aunque favorecen una momentánea pérdida de peso, no contribuyen a mejorar ni tu salud ni tu alianza con el peso, ya que la fisiología humana se acostumbra a esa carencia y acumula energía, para futuras situaciones de déficit.

La energía procedente de los alimentos

Según los datos del Estudio de Antropometría, Ingesta y Balance Energético en España (ANIBES), realizado entre individuos de entre 9 y 75 años, en la parte "Ingesta, perfil y fuentes de energía en la población española", se puso de manifiesto que la principal fuente de energía de nuestra ingesta calórica la determinan los cereales y sus derivados (el 27,4%), sigue a este grupo las carnes y sus derivados (15,2% de la ingesta); en tercer lugar se sitúan los aceites y grasas (12,3%), a continuación la leche y los lácteos (11,8%), seguido de las frutas (4,7%), pescados y mariscos con un 3,6% y azúcares y dulces un 3,3 %.
En cuanto a las bebidas no alcoholicas: los refrescos con azúcar contibuyen a la ingesta calórica con un 2%; zumos y néctares 1,3 %, cafés e infusiones 0,2 %, bebidas para deportistas 0,1% , refrescos sin azúcar y agua, el 0%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En conclusión: valora los alimentos de tu dieta para realizar una conveniente ingesta de energía que no comprometa tus necesidades nutricionales de vitaminas y minerales, reduce el sedentarismo y aumenta la cantidad de ejercicio que realizas a la semana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo