Buenas razones para ponerte en forma en el postparto

Aprovecha el buen tiempo para salir de casa, hacer un poco de ejercicio y perder esos kilitos de más que se han quedado como recuerdo tras el embarazo. No hace falta que te plantees grandes retos, basta un poco de movimiento y actividad regular para que obtengas grandes beneficios.

Han pasado tres meses del parto, en las revisiones que has tenido con el tocoginecólogo todo estaba correcto y te estás planteando hacer algo para eliminar esos kilitos que se han quedado en tu figura tras el embarazo. ¡Enhorabuena por la decisión! Hay que aprovechar el buen tiempo, que los días son más largos y que ahora es más apetecible salir de casa y hacer ejercicio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para recuperar tu peso y tu forma, lo primero que has de hacer es comprobar si estás siguiendo una nutrición correcta. Tu dieta ha de ser saludable y equilibrada. En la que no falten proteínas (carne, pescado, legumbres, huevos, soja, etc.), hidratos de carbono (imprescindibles para mantener tu energía vital: pasta, frutas, verduras, etc.), lípidos (entre ellos ácidos grasos esenciales como los omega 3) y agua, y eliminar de tu alimentación las comidas o bebidas que engordan sin aportar nada.

Ahora, no es cuestión de hacer dietas restrictivas ni de ponerte a contar calorías diarias. Si amamantas, restarías nutrientes a tu organismo que podrían afectar a la calidad de la leche materna. Y tanto si das el pecho como si no, porque es muy probable que tras el parto tengas algo de anemia. Es decir una carencia de hierro y ácido fólico, cuyos niveles has de reponer, mediante una alimentación adecuada (uno de los síntomas de la anemia es el decaimiento y el mal humor). ¿Qué hacer? Apúntate a los buenos principios.

BUENOS PRINCIPIOS

Lo recomendable es realizar cinco comidas saludables al día (tres principales y dos tentempiés, uno a media mañana y otro a media tarde), mantener un nivel de hidratación adecuado (en circunstancias normales dos litros de agua al día, un poco más si das el pecho) y realizar actividad física moderada a diario. El ejercicio es una de las mejores formas de cuidar la salud y además permite ayudar a equilibrar las calorías que consumes con las que gastas (quemar calorías), algo que no sucede si se mantiene un estilo de vida sedentario.

Si eres constante, muy pronto verás resultados en la báscula y en el volumen de tu figura (la ropa te quedará mucho mejor) y además te encontrarás genial, ya que la práctica de ejercicio contribuye a que te sientas más feliz y satisfecha. ¿Por qué? Porque la actividad física favorece la producción de endorfinas, hormonas de la felicidad y del buen humor (no te pierdas este vídeo que ha lanzado Coca-Cola en su campaña Movement is Happyness en el que pone de manifiesto que felicidad, vida activa y movimiento suelen ir de la mano).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

EXPERTOS EN SALUD

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inactividad física es uno de los cinco factores principales de riesgo para la salud, situando al sedentarismo en los mismos niveles que el tabaquismo y la tensión alta. Esta organización recomienda a los adultos de 18 a 64 años, realizar actividad física al menos 150 minutos a la semana o lo que es lo mismo, media hora cinco días a la semana.

Cuando salgas a hacer ejercicio (correr, andar a paso ligero, montar en bici, etc.), elige las horas de menor rigor solar, sobre todo si te acompaña el niño en el carrito. Ten en cuenta que con el esfuerzo se pierden líquidos mediante el sudor, lleva agua para ti y un biberón de agua para ofrecer al niño, además de una bebida o refresco con menos calorías, de las que suelen acompañar a los deportistas para reponer sales minerales y rehidratar el organismo.

Ya conoces todas las razones, ahora solo te falta, ponerlo en práctica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo