El vínculo que os une

Es algo especial, un sentimiento de amor incondicional que desarrolla tu motivación y tu comportamiento maternal.

“¿Seré una buena madre, sabré hacerlo bien?” es la duda que se plantea toda mamá primeriza con su recién nacido en brazos.

La respuesta es sí, porque la que quiere a su hijo siempre es una buena madre. Pero nadie dice que resulte fácil.

Al principio el esfuerzo de adaptación es enorme. Tienes que atender a las demandas exigentes del bebé y aprender a distinguir qué necesita justo en una etapa en la que te encuentras física y anímicamente mal (lee en esta web el dossier “¡No puedo con la vida!”, sobre las causas y soluciones del agotamiento postparto).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿De dónde sacas voluntad y fuerzas para hacer frente a todo y, aun así, ser feliz con tu bebé?

Del vínculo afectivo que te une a tu hijo, un sentimiento de amor incondicional inducido por la oxitocina (esta hormona desarrolla la motivación y el comportamiento maternales) que surge en el parto o en los días posteriores.

Y del apego del bebé a ti. Madre e hijo necesitáis estar tiempo juntos para construir esta relación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo