Mueve tu cuerpo para estar en forma

En cuanto te encuentres recuperada, pon en marcha tu cuerpo. Tu salud física y emocional te lo agradecerán.

Una vez que hayas pasado con nota la revisión de postparto, hayas finalizado la cuarentena y te encuentres bien físicamente, puedes empezar a realizar algún tipo de actividad física para recuperar tu forma física.
Esto no quiere decir que, si nunca has hecho ejercicio, te plantees ahora apuntarte a una maratón. Pero sí que incluyas entre tus hábitos de vida algún tipo de ejercicio moderado, que te ayude a aumentar el gasto de calorías y contribuya a la pérdida de peso.
Empieza por dar un paseo de media hora de duración a paso ligero (como si llegases tarde a algún sitio). No te detengas, no vale ir mirando escaparates. Cuando puedas hacer esta caminata sin sentirte cansada ni mostrar síntomas de fatiga, aumenta el tiempo o la velocidad del paso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los expertos en salud aseguran de forma unánime que fomentar un estilo de vida activo, basado en una dieta variada, moderada y equilibrada, incluyendo unos niveles adecuados de hidratación y la práctica regular de actividad física, es fundamental para promover el bienestar de la población y evitar el sobrepeso.

Beneficios psicológicos

Anímate y practica ejercicio regularmente, ya que ofrece notables beneficios psicológicos:

  • Reduce los niveles de ansiedad y los síntomas depresivos
  • Mejora la autoestima
  • Estimula la secreción de endorfinas (aportan sensación de bienestar),
  • Ayuda a conciliar el sueño.

    Por tu bienestar físico

    En el plano físico, el ejercicio habitual mejora la digestión, contribuye a bajar la hipertensión arterial, reduce el nivel de triglicéridos y aumenta el de colesterol bueno, ayuda al buen estado de las articulaciones, incrementa la utilización de grasa corporal y contribuye a tener un correcto nivel de azúcar en sangre.

    Según la OMS necesitas 150 minutos a la semana de actividad física aeróbicamoderada o 75 minutos semanales de actividad aeróbica vigorosa y 2 días de fortalecimiento muscular.

    Hidratación adecuada

    Cuando practiques ejercicio debes hidratarte antes, durante y después del esfuerzo. Necesitas agua para mantener la estabilidad del volumen sanguíneo y la temperatura corporal y para reponer el líquido que pierdes con el sudor, pero dependiendo de la intensidad de tu actividad, precisarás también bebidas, que te aporten sales minerales.

    Puedes practicar el ejercicio tú sola, pero está demostrado que realizarlo en compañía (con tu pareja, con amigas, con el bebé), contribuye a que ese esfuerzo resulte más ameno y divertido y a que se reduzca la posibilidad de abandono de la actividad.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo