Levadura de cerveza, ¡qué buena!

La levadura de cerveza (que no tiene nada que ver con la cervecita de media mañana), es un fermento que procede de la descomposición del gluten de la cebada y que puedes encontrar en cápsulas y en extracto seco.

Es rica en proteínas de valor biológico medio, vitaminas del grupo B (la cantidad de B1, B2 y niacina es superior a la de la carne) y minerales (potasio, hierro, cobre, selenio, cromo y zinc). Además, tiene mayor cantidad de lisina (un aminoácido esencial) que los guisantes y la soja.

Por ello es una ayuda excepcional en el postparto y la lactancia, ya que entre sus virtudes están la de regenerar tejidos, fortalecer la piel, el cabello y las uñas, mejorar los estados de ansiedad y depresión y bajar el colesterol. Y también favorece la evacuación del intestino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo