El bebé hace que te superes

Los padres son capaces de hacer grandes cambios, como cambiar de trabajo o de ciudad, solo para darle a su hijo lo mejor.

Patricia: “Siempre me costaba decir lo que yo quería, pero esto cambió cuando nació mi hijo, que ahora tiene 2 años. En el trabajo peleé para disfrutar de la hora de lactancia, con mi marido luché para que aprendiera a ser más paciente con él... Veo en su carita cómo mi estado de ánimo le influye; emocionalmente depende mucho de mí. Esto me empuja a vencer miedos y a buscar mi felicidad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las madres (y los padres) somos capaces de grandes cambios. Sólo hay que ver a los que crean sus propias empresas para compaginar mejor trabajo y familia, o a los que hacen verdaderos malabarismos para criar a sus hijos en situaciones complicadas... Por una parte, tener un hijo da a las personas las alas y la energía necesarias para cambiar su forma de ver la vida, y si este cambio funciona y es gratificante, se afianza.

Y por otra, también les da fuerza para organizar de la mejor forma posible todas las circunstancias externas que afectan directamente a sus hijos, como los horarios, las relaciones, la economía...

Publicidad - Sigue leyendo debajo