Los métodos anticonceptivos hormonales

Este método utiliza la acción de las hormonas para evitar el embarazo. Estos anticonceptivos pueden administrarse por vía oral, como la píldora, por vía vaginal como el anillo o por vía cutánea como el parche.

Métodos hormonales

Estos métodos se basan en hormonas sintéticas que suprimen la ovulación y hacen más espeso el moco cervical. Su eficacia ronda el 99%, pero no olvides que no previenen contra las enfermedades de transmisión sexual.

Si das pecho, tendrás que esperar seis semanas para empezar con los métodos que utilizan estrógeno (píldora, anillo o parche). De hecho, sigue bien las indicaciones porque tienen algunas contraindicaciones, sobre todo si eres mayor de 35 años y fumas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La vía de administración de estos métodos hormonales (que incluyen estrógeno y progestágeno) puede ser de tres tipos: oral (píldora), vaginal (anillo) y cutánea (parche).

La píldora

Es una fórmula combinada de las dos hormonas, estrógeno y progestágeno. “Recomiendo este método para las mujeres constantes, puesto que requiere una rutina diaria”, aconseja la doctora Esther Valladares, ginecóloga de la Unidad de Anticoncepción de Instituto Marqués de Barcelona.

Hay que tomar una pastilla diaria durante 21 días, descansar una semana y reiniciar el ciclo de 21 días. También hay regímenes de 24 + 4, siendo los últimos cuatro comprimidos de placebo. Así es más fácil llevar la cuenta, puesto que no hay interrupciones.

El anillo

Es un dispositivo flexible y transparente que se coloca en la vagina y va liberando las dos hormonas de forma continuada.

Debe permanecer en la vagina durante tres semanas, seguidas de una de descanso, aunque puede mantenerse hasta cuatro semanas sin que disminuya su eficacia. “Hay pacientes a las que no les convence porque se sienten incómodas, pero bien colocado no suele plantear problemas y minimiza el riesgo de olvidos”, dice la ginecóloga.

El parche

Se coloca como una tirita. Es pequeño, cuadrado, de color beige y libera estrógeno y progestágeno en pequeñas cantidades.

Debes ponerte uno cada semana y dejar una semana sin parche antes de empezar de nuevo. El inconveniente: “Si el parche se despega parcialmente, no libera la cantidad de hormona adecuada”, advierte la doctora.

La minipíldora

Frente a los métodos de dos componentes, estrógeno y progestágeno, en ocasiones se utiliza sólo esta última hormona.

La conocida como minipíldora es adecuada para aquellas mujeres que tienen contraindicado el uso del estrógeno, por estar dando pecho o por haber padecido embolias o problemas hepáticos, entre otros motivos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su tasa de eficacia es similar a la píldora tradicional pero, a diferencia de ésta, no regula el ciclo, por lo que éste es más inestable. “Hay además otros anticonceptivos de una sola hormona, como las inyecciones trimestrales, el DIU hormonal o el implante subdérmico, con eficacia parecida”, recuerda nuestra asesora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo