Para adelgazar, hay que tomar menos sal

Por si te surge la duda, la sal no engorda; sin embargo, la acumulación de líquido en los tejidos y la celulitis son dos problemas relacionados entre sí y muy dependientes del consumo de sal.

Los líquidos retenidos entorpecen el drenaje de sustancias tóxicas en el organismo y ralentizan la circulación sanguínea, dos factores que empeoran una celulitis incipiente (el embarazo suele ser una etapa de inicio de este problema).

Para no favorecer su desarrollo, el objetivo es activar la eliminación de líquidos reduciendo el consumo de sodio: la sal de las comidas (tanto la común como la marina), los caldos concentrados, los embutidos, las salsas, etc., no son buenos amigos de tu silueta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo