No te dejes vencer por el desánimo tras el parto

Las primeras semanas tras el parto pueden ser muy duras si te dejas vencer por el desánimo.

Existen muchas circuntancias que favorecen a este estado. Por un lado, la pérdida sanguínea (puede durar de 2 a 6 semanas) quizá haga que te sientas débil y mareada por déficit de vitaminas del grupo B y minerales. Y además, la falta de sueño continuado, la bajada de hormonas, el estrés y la inseguridad del momento...Todo junto afecta mucho al ánimo de la nueva madre. Hasta pasada la cuarentena (y si das el pecho hasa finalizada la lactancia), no es recomendable ninguna restricción de alimentos, aunque sí es preciso que vigiles lo que comes, porque gracias a la alimentación puedes recuperarte antes. Alíate con la carne, el marisco y los frutos secos, que contienen hierrro (indispensable para combatir la anemia y el cansancio); con las nueces, las legumbres y el chocolate negro, ricos en cobre (necesario para muejeres lactantes y para fortalecer cartílagos y ligamentos), y con las manzanas, higos, hortalizas verdes y almendras, que son alimentos ricos en magnesio (un mineral antiestrés, esencial para los músculos y para transformar el azúcar de la sangre en energía).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo