Ser madre en España

Protección de la salud, ayudas por cada hijo, medidas para la conciliación...¿En qué situación nos encontramos respecto a otros países?

Acabas de tener un hijo, estás embarazada o te has planteado convertirte en mamá en un futuro más o menos próximo... En cualquiera de estos casos te vendrá bien saber cuál es la situación de la maternidad en España.

Para empezar, un dato: ocupamos el puesto 16 en el listado de mejores países para ser madre, lo que supone un descenso de cuatro posiciones respecto a 2011. Así lo revela el 13º Informe sobre el Estado Mundial de las Madres de Save the Children, que analiza la calidad de vida de estas mujeres en función de distintos factores como su estatus educativo y de salud, su capacidad política y económica y el bienestar de sus hijos.

En la parte positiva de nuestra balanza está la protección a la salud: España tiene una de las tasas más bajas del mundo en mortalidad infantil y una de las más altas en esperanza de vida para las madres. La atención al parto es una prestación pública y el sistema de salud universal garantiza la atención médica de madre e hijo.

En la parte negativa se encuentran las prestaciones a la maternidad y las medidas de conciliación laboral. Vamos a analizar punto por punto la situación de las mamás españolas en relación a las de su entorno.

El cuidado de la salud

Las mujeres españolas son madres a los 31,2 años y tienen una media de 1,38 hijos. Presentan una elevada esperanza de vida (84 años) y una tasa de mortalidad de menores de 5 años de 5 por cada 1.000.

Como en el resto de la Unión Europea, el Estado se hace cargo del control previo de la embarazada, la cobertura sanitaria y médica del parto, el cuidado inicial del bebé hasta que salga del hospital y la red de asistencia primaria de los primeros años de vida.

El parto en casa es una opción minoritaria en España, aunque en países como Holanda es prestación pública.

Educación materna

El 44% de madres españolas menores de 40 años tienen estudios superiores. Al igual que en toda la UE, menos Luxemburgo, el número de mujeres universitarias es superior al de hombres. El nivel educativo influye en la percepción de la maternidad; por ejemplo, las mujeres con un mayor nivel educativo tienden a alargar el periodo de lactancia.

Condiciones laborales

La brecha salarial entre mujeres y hombres está en el 22%, superior a la media de la UE (17%). Esta desigualdad es mayor en los trabajos a tiempo parcial, donde el sueldo por hora femenino es un 76% del masculino.

Las españolas presentan la mayor tasa de paro de la eurozona: 23,3%. En Países Bajos, Austria o Luxemburgo la tasa no llega al 6%; en Alemania, Reino Unido o Rumanía no supera el 8%; en Grecia es del 16,2% y en Portugal, del 12,2%. “La crisis ha afectado gravemente a la empleabilidad de la mujer –dice Nuria Chinchilla, experta en conciliación del IESE (Univ. de Navarra)–.

Por un lado disminuye el empleo público en un país con mayoría de funcionarias. Y por otro, los recortes y la paralización de leyes como la de Dependencia afectan directamente a las madres: muchas abandonan sus trabajos para cuidar de niños y mayores”.

Baja por maternidad

En España es de 16 semanas remuneradas al 100%, ampliable a dos semanas más por hijo en caso de parto múltiple. En Europa la baja mínima es de 14 semanas, pero la mayoría de los países la superan.

En Suecia son 16 meses compartidos entre padre y madre percibiendo el 80% del sueldo hasta los 390 días. Le sigue Noruega con 56 semanas al 80% o 46 semanas al 100%. En la misma franja que nuestro país están Turquía, Suiza, Letonia, Chipre, Bélgica y Eslovenia.

La conciliación

Tanto la madre como el padre trabajadores tienen derecho a una hora de lactancia diaria hasta que el bebé cumpla 9 meses y a una reducción de jornada (de al menos un octavo y un máximo de la mitad de la misma) para cuidar de un hijo hasta que cumpla 8 años. Y pueden acogerse a un período de excedencia de duración no superior a tres años para atender al cuidado de cada hijo.

¿La realidad? El 94,5% de los 26.713 trabajadores que se acogieron a alguna de estas medidas el año pasado fueron mujeres. Además, las ayudas han sufrido un recorte del 7% durante 2012.

En Europa la situación es muy variada. En relación a la reducción de jornada, Suecia es el país más avanzado, ya que contempla esta posibilidad como un derecho de todos los trabajadores y es compatible con los permisos parentales para cuidar a los hijos.

Los países que regulan un permiso parental mayor y además remunerado son Finlandia, Francia, Hungría y República Eslovaca (dan 160 días remunerados al 100% al menos durante el primer año de vida del bebé). En todos el permiso puede ser tomado por el hombre o la mujer y cuando el trabajador se reincorpora tiene derecho a ocupar el mismo puesto de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo