Cómo no caer en el desánimo en el postparto

No tiene por qué ocurrirte pero hay muchas mujeres que se agobian, sobre todo, por el cansancio acumulado y por el cambio que sus vidas experimentan. Si éste es tu caso toma nota de los siguientes consejos.

En este periodo puedes llegar a sentirte agobiada. Para vivirlo mejor la clave está en lograr que tanto tú como tu hijo descanséis y en desconectar de vez en cuando.

Pide ayuda

Acepta cualquier ayuda y aprovéchala para las tareas domésticas que más tiempo te roben (plancha, cocina, etc). Así tú podrás dedicarte con más tranquilidad al bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Al acostar al bebé...

Mécelo para calmarlo, pero déjalo en su moisés antes de que se duerma del todo. Así no necesitará estar en brazos para quedarse dormido.

Facilita su sueño

Si está intranquilo y llora mucho cuando le acuestas, prueba a envolverlo en un arrullo. Esto le calmará.

Recurre al chupete

Es un buen aliado para tranquilizarlo. Pero espera a que la lactancia esté bien instaurada para ofrecérselo.

Visitas, las justas

El día ya lo tienes completo con los cuidados de tu bebé. Si las visitas te agobian y te quitan tiempo, pon un límite.

Queda con amigas

Es esencial para cuidar tus facetas de mujer y amiga. Y si tienen hijos compartiréis sentimientos similares.

La terapia del agua

El agua caliente elimina tensiones y descontractura los músculos. Disfruta de unos minutos bajo la ducha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo