Técnicas para relajarte después del parto

Realizar ejercicios de respiración en casa o aprender técnicas de relajación harán desaparecer o, al menos, dsiminuir esos momentos de estrés.

Técnicas de relajación muy eficaces

Si te sientes muy estresada plantéate asistir a un curso de alguna de esta técnicas; verás qué cambio.

Danza del vientre

Esta danza ayuda a la madre reciente a entrar de nuevo en contacto con su cuerpo “no embarazado”.

Los ejercicios sirven para recuperar la musculaturaen general y el suelo pélvico en particular. Además, favorece el contacto con otras mujeres que están en la misma situación y reduce bastante el riesgo de sufrir una depresión postparto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • Suavinex da talleres de danza del vientre para matronas: Tel. 965 107 010.

      Masajes para el postparto

      Existen masajes específicos para madres recientes que alivian las tensiones de la pelvis, matriz, espalda... Además, ayudan al cuerpo a liberar toxinas y tienen un efecto sedante.

      • En Fusiom Going Home (Madrid) ofrecen el masaje oriental ‘Supermamá’.

        Inform.: www.fusiom.es.

        • Centros Hedonai (Tel. 902 303 075). Tatamientos postparto con masajes.

          Yoga

          Las posturas, la respiración y la meditación activan el sistema parasimpático, lo que produce una relajación física y emocional que estimula los procesos curativos del organismo.

          • Ser Doulas (en A Coruña) organiza cursos de yoga para embarazo y postparto. Tel.: 600 218 964.
            • Centro Moksha Yoga (Barcelona). Clases de yoga para el postparto. www.barcelonayoga.es

                Respiración positiva

                Cuando estés nerviosa, aíslate del mundo un rato y practica esta técnica de respiración, que te relajará y te hará olvidar ideas y sensaciones negativas:

                Primera fase

                Siéntate cómoda en la cama, apoyada en unos cojines, y aprieta con suavidad la zona del vientre, por encima del pubis: es donde está el útero, el lugar donde se formó el bebé.

                Cierra los ojos, inspira y espira una y otra vez, sin hacer ningún esfuerzo. Mientras tanto, ve desplazando la atención hacia las distintas zonas de tu cuerpo: primero la cabeza, luego el corazón, el útero y, finalmente, la vagina. Al espirar, siente cómo los hombros descienden y los músculos de la nuca se aflojan.

                Segunda fase

                Imagina entonces el útero sobredimensionado y recuerda la fuerza que has necesitado para dar a luz al bebé.

                Publicidad - Sigue leyendo debajo

                En el curso de los meses pasados, tu cuerpo ha trabajado duro; ahora es el momento de que descanse y se recupere. Con cada inspiración, concentra cada vez más profundamentela atención en el suelo del útero, hasta que estés tranquila. Permanece un rato relajada, sin pensar en nada, y vuelve a abrir los ojos.

                Publicidad - Sigue leyendo debajo