La sequedad vaginal postparto tiene solución

En las semanas posteriores al parto es normal que disminuya tu lubricación vaginal, pero si ya has pasado la cuarentena y sientes dolor al practicar el coito, no te fuerces y ve al médico. Un tratamiento sencillo evitará males mayores.

Los estrógenos son las principales hormonas que preparan el organismo de la futura mamá para que pueda hacer frente al embarazo. Durante la gestación, la producción de estrógenos aumenta hasta ser mil veces superior que al principio. Y después del parto, la concentración en sangre de estas hormonas disminuye hasta alcanzar el nivel de antes del embarazo. Lo malo de esta bajada es que se produce de una manera muy brusca, lo que en muchas ocasiones provoca una incómoda alteración denominada sequedad vaginal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LAS RELACIONES SEXUALES NO DEBEN SER DOLOROSAS

Tras el parto hay que dejar pasar un tiempo, hasta que la mujer está completamente recuperada anímica y físicamente, para reiniciar las relaciones sexuales.

Cuando tú lo hagas, ten en cuenta que el coito nunca debe resultarte doloroso. Si en tu caso lo es, no te fuerces a hacer el amor por complacer a tu pareja, y ve al médico. Probablemente se debe a que la sequedad vaginal postparto no se ha corregido y es preciso iniciar un tratamiento. Y no sólo porque este problema dificulta la penetración, sino porque también te hace más propensa a las infecciones.

Tu ginecólogo probablemente te prescribirá un análisis para descartar una cistitis, afección que a veces se confunde con la sequedad vaginal. Descartada cualquier infección (hongos, virus...) o anomalía en la zona (como la mala cicatrización de la episiotomía), te recomendará tomar varias medidas.

La primera, que te apliques un gel lubricante antes de iniciar la relación sexual con tu pareja. Puedes estar tranquila si usáis preservativo, porque esta sustancia no afecta al látex y no incrementa las posibilidades de que se rompa. También te aconsejará que no te obsesiones si observas que tu deseo sexual ha disminuido, porque es algo bastante habitual después del parto.

Además, os recomendará a los dos que multipliquéis las caricias y todo tipo de estimulación sexual antes de intentar la penetración, porque cuanto más relajada y estimulada te sientas, mejor será tu lubricación y más placentero te resultará el sexo.

EN CASOS EXTREMOS ES NECESARIO UN TRATAMIENTO HORMONAL

Otro consejo que debes seguir si sufres este problema es evitar el uso de jabones alcalinos al asearte, porque favorecen la sequedad vaginal. Igualmente, una vez que te venga la regla, si ya utilizabas tampones, no hay inconveniente en que te los pongas de nuevo, pero si no te los ponías antes, éste no es un buen momento para empezar a usarlos. Si quieres probarlos, espera a que se te haya solucionado este trastorno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

También es bueno que aumentes el consumo de líquidos en tu dieta y que bebas al menos dos litros de agua al día. Mantener el organismo en un nivel de hidratación óptimo ayuda a prevenir la sequedad vaginal y a paliarla en menos tiempo, si ya ha aparecido.

Por último, si aun así no mejoras, es posible que el especialista te ponga un tratamiento hormonal (se trata de un caso extremo): tendrás que aplicarte una crema que contenga estrógenos. Éstos también podrían administrarse por vía oral o mediante inyecciones, pero no si estás dando el pecho a tu bebé, porque se te retiraría la leche.

En cualquier caso, si sigues las pautas del ginecólogo es improbable que llegues a precisar este tratamiento. En cuestión de una semana, o a lo sumo diez días, solucionarás tu problema y volverás a disfrutar tanto como antes de los encuentros sexuales con tu pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo