Compatibilizar lactancia y trabajo

Puedes seguir con la lactancia materna aunque te reincorpores al trabajo. ¿Sabes cómo hacerlo?

Compatibilizar el trabajo con la lactancia es posible. Si quieres seguir dando el pecho a tu bebé, tienes dos opciones: que tu pequeño tome sólo leche materna (deberás asegurar el suministro durante las horas en las que no estás), o iniciar una lactancia mixta, es decir, darle leche de fórmula en las tomas en las que faltes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sólo tu leche

Empieza a extraértela un mes antes de tu vuelta al trabajo y congélala. En el mercado encontrarás extractores muy prácticos. Una vez reincorporada, deberás extraerte leche a diario para mantener la producción y las existencias.

“Para hacerlo es importante que no vayas con prisas, porque la eyección de la leche tiene un gran componente emocional y si estás tensa te resultará muy difícil.”, recomienda la matrona.

La leche debe estar siempre refrigerada, llévate una neverita al trabajo. Cuando tú no estés, los biberones que tome tu hijo serán de tu leche.

Lactancia mixta

Planéalo con tiempo y no sustituyas varias tomas de golpe, deja un intervalo entre cada una para evitar problemas de congestión mamaria. Los primeros días en el trabajo reduce la ingesta de líquidos: producirás menos leche. Si aun así notas molestias, sácate un poco, pero sin vaciar el pecho del todo.

El objetivo es que el niño tome biberones de leche adaptada por el día y que tú le des el pecho en la cena (y si quieres también en el desayuno).

Extraer la leche. Las primeras veces sólo se obtienen pequeñas cantidades. Va muy bien masajear los pechos antes de empezar. Una vez extraída, aguanta 4 o 5 días en nevera y 6 meses congelada.

Puedes utilizar bolsas especiales que venden en farmacias, bolsas normales de congelación o recipientes de uso alimentario. Cuando vayas a utilizarla, descongélala y caliéntala al baño maría, sin que llegue a hervir.

Aceptar el biberón. Puede resultar más fácil si no eres tú quien se lo da. Si es con tu propia leche le costará menos, porque reconocerá el olor y el sabor. Si aun así se muestra reacio, tranquila, al final lo aceptará.

Publicidad - Sigue leyendo debajo