Volver al trabajo después del parto

Es normal que te preocupe la vuelta al trabajo, pero con organización y ayuda tu reincorporación irá como la seda.

Llevas cuatro meses sin separarte de tu hijo. Sabes cuándo tiene hambre, qué significa ese bostezo o cómo llora cuando tiene sueño. Nadie como tú para cuidarlo.

Es lógico que ahora, a punto de reincorporarte al trabajo, te asalten las dudas. ¿Estará bien sin mí? ¿Sabrán dormirlo? ¿Comerá igual? Sí. Lo importante es organizarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Con quién le dejo?

Lo primero es decidir con quién se quedará tu hijo cuando vuelvas al trabajo. Una vez que tengas esto solucionado te quedarás mucho más tranquila. Deberías tenerlo claro un mes antes de tu incorporación.

Lo importante es que encuentres una solución con la que te sientas segura, y eso implica que la persona con quien le dejes sea de tu total confianza, que tengas la libertad de llamarla las veces al día que sea necesario o que sepas que ante cualquier duda, ella te consultará.

Proponte no considerarte imprescindible. “Tendemos a creer que las únicas que podemos cuidar de nuestros hijos somos nosotras y eso no es así. Tu madre o una buena cuidadora lo harán perfectamente”, dice Vanessa Bueno, matrona del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona.

Siendo un bebé tan pequeño, muchos psicólogos opinan que lo ideal es que se quede con alguien de la familia, pero también hay otras opciones y, como en todo, cada una tiene sus pros y sus contras.

La opción de buscar una canguro tiene la ventaja de que tu hijo seguirá en casa y no estará expuesto a los recurrentes contagios típicos de la guardería, pero encontrar a una persona de total confianza suele ser complicado.

Gemma Cánovas, psicóloga clínica y autora de “El oficio de ser madre” (Ed. Paidós), recomienda buscarla con tiempo para que conozca al bebé antes de que tú te reincorpores. Así podrás pasar algún día con ella y comprobarás cómo interactúa con tu hijo.

Busca a alguien con referencias y prepárate la entrevista que le harás, para que no se te escape ningún detalle. Durante la conversación deberían quedar claros aspectos como los horarios y cuáles serán sus tareas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Contempla también la opción de una escuela infantil (ojo, que admita a bebés de su edad), que te ofrece la garantía de que a tu hijo le atenderán profesionales que le estimularán según su edad y que tiene la ventaja de la socialización con otros niños.

Búscala con tiempo, en este caso también deberás visitar varios centros hasta que encuentres el adecuado.

Seguramente tu elección dependerá de cómo vaya a ser tu reincorporación laboral. ¿Tienes posibilidad de hacerlo progresivamente? ¿Te sale a cuenta reducir la jornada? Analiza bien tus posibilidades y estructúrate un calendario de vuelta.

Si eres autónoma, quizá puedas llevarte al niño al trabajo y sólo necesites a alguien esporádicamente. Ten en cuenta que algunas guarderías aceptan a niños en períodos flexibles de pocas horas, lo que te saldrá bastante más económico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo