Los padres se implican más

Muchos factores ayudan a los padres a involucrarse más en el cuidado de los hijos.

Hoy ya no es raro que el padre entre al parto. Al contrario, cada vez más hombres quieren vivir en directo el nacimiento de su hijo y estar junto a su pareja en ese momento tan importante.

Y esto crea un vínculo muy especial entre ellos y sus bebés, que en muchos casos se traduce después en una mayor participación en sus cuidados y su educación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por otra parte, para muchas mujeres la maternidad, aunque enormemente enriquecedora, no cubre las necesidades de realización personal.

Esto, unido a las actuales circunstancias económicas, incrementa la presencia femenina en el mundo laboral.

Y como consecuencia, los modelos de hombre proveedor que aporta dinero y de madre que se ocupa de los niños y el hogar están cambiando, y la relación tiende a ser más equitativa en derechos y obligaciones.

En esta línea queda cada vez más lejos la figura del padre que se limita a ganar dinero, imponer la disciplina y llegar a casa para dar el beso de buenas noches al niño: el padre actual participa más en lo que su hijo vive y siente a diario.

Y la sociedad refleja (y en muchos casos propicia) esta nueva situación:

  • En la actualidad, la mayoría de los centros médicos y hospitales ofrecen automáticamente la posibilidad de que los hombres acudan con sus parejas a las clases preparto y de que, salvo en casos concretos, asistan al nacimiento del bebé.
    • Los papás ya cuentan con una baja por paternidad de 15 días de duración. También pueden coger parte de las semanas de la madre (como máximo, 10 de las 16 semanas que la ley les otorga a ellas).
      • Diversos cambios laborales aumentan el tiempo que comparten padres e hijos. Por un lado, algunas profesiones ofrecen la posibilidad de trabajar desde casa. Y por otro, como consecuencia de la crisis económica, numerosos hombres han perdido su empleo y se encargan de todo lo relativo a los niños.
        • La custodia compartida tras una separación o divorcio gana peso gracias a normas como las aprobadas en Aragón y Cataluña.

          PARA CAMBIAR LA SITUACIÓN EN EL TRABAJO

          Igual que llevan haciendo mucho tiempo las mujeres, los hombres tienen que luchar para que su derecho a cuidar a sus hijos sea reconocido. Estas cuatro actitudes te ayudarán si optas por pedir una jornada reducida o intentar trabajar parte del tiempo en casa:

          Publicidad - Sigue leyendo debajo
          • Infórmate bien. Habla con padres que hayan conseguido este tipo de “privilegios” y busca información sobre tus derechos y las posibilidades que ofrece tu empresa en este sentido.
            • Plantea argumentos a tu favor. Presenta tu plan a tu jefe no como pidiéndole un favor, sino como una idea que beneficiará a ambas partes. Explícale que, según han demostrado varios estudios, al igual que ocurre con las mujeres que concilian, los padres a los que se les da más flexibilidad para compaginar trabajo y familia son más leales a su empresa, favorecen un mejor clima laboral, enferman menos, son más responsables y dan más de sí mismos.
              • Ofrece opciones. Demuéstrale que eres flexible y que puede localizarte en casa mediante el móvil, el correo electrónico... Convierte a las nuevas tecnologías en tus grandes aliadas.
                • Propón un periodo de prueba. Plantea adoptar la situación que quieres durante seis meses y volver a hablar después. Así tu jefe se asegurará de que el trabajo no va a salir perjudicado.
                  Publicidad - Sigue leyendo debajo