Buscad vuestra fórmula

BUSCAD VUESTRA FÓRMULA

En un caso así, en el que uno cae en el exceso y sabotea el presupuesto, hay que cambiar la queja por un diálogo abierto, con mensajes claros en primera persona y con propuestas concretas de cambio.

Para Miguel y Elena la solución fue bastante fácil: abrir una cuenta para gastos familiares, que deciden en común, y dos cuentas individuales, a las que transfieren mensualmente 300 euros, para gastos de cada uno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Nos funciona tan bien que ahora incluso ingresamos una pequeña cantidad en otros dos depósitos: uno para ahorro/imprevistos (¡estamos ahorrando!) y otro para darnos un capricho juntos una vez al mes, o cada dos meses...” ¡Qué buena idea! Una cena romántica, una escapada sin niños, una noche de hotel en tu ciudad... Son “locuras asequibles” que unen a la pareja.

Dicen los expertos que una pareja no puede durar si cada miembro no se siente cómodo con el papel que asume en la administración económica.

Y es cierto. La experiencia demuestra que cualquier fórmula puede ser válida: que uno gane más que otro, que uno sea ahorrador y el otro despilfarrador, que uno consuma y el otro pague…

Cualquier medida de reparto, aunque no coincida con los esquemas habituales, es asumible siempre y cuando ninguno sufra o se sienta humillado.

La clave está en el autoconocimiento, el diálogo y el respeto al otro: poner de relieve las diferencias es el primer y gran paso para llegar a un acuerdo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo