Recurrir a un mediador

RECURRIR A UN MEDIADOR

En muchas ocasiones, la relación de la pareja está tan deteriorada que a la hora de la separación es casi imposible ponerse de acuerdo en ciertos temas.

Antes de acudir a los tribunales, es mejor buscar la ayuda de un mediador en conflictos, para intentar que las heridas cicatricen con el menor desgaste emocional posible.

Además, la mayoría de los temas que se resuelven en los tribunales terminan con un enfrentamiento enquistado en la pareja que acaba afectando a los hijos.

El mediador es un experto en negociaciones y suele ser abogado o psicólogo.

El proceso se realiza en 8 o 10 sesiones en las que se enseña a la pareja a restablecer la comunicación tratando de neutralizar el aspecto emocional del conflicto, y se buscan acuerdos negociados sobre la división de los bienes gananciales, el régimen de visitas y la pensión alimenticia y compensatoria.

El resultado: un alto grado de cumplimiento de los acuerdos y contactos más frecuentes y gratos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo