Evitar la postura de víctima

EVITAR LA POSTURA DE VÍCTIMA

Otra cosa que preocupa a los hijos en esta situación es qué va a pasar con sus padres.

Desde los 4 o 5 años y hasta llegar a la adolescencia, el niño tiene un gran sentido de la justicia y se apena y trata de proteger al progenitor que, a su modo de ver, queda en una situación de desventaja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo mejor es evitar las actitudes “victimistas” y explicarle con claridad dónde van a vivir su papá y su mamá, asegurándole que ambos van a estar bien.

Desavenencias y rencores aparte, hay que estar unidos a la hora de transmitir a los hijos las bases que regirán el nuevo estilo de convivencia a partir de ese momento.

Es muy importante mantenerlos al margen del proceso y no ponerles nunca en la tesitura de tener que decidir; son los padres los que deciden, pensando en su bienestar y sin consultarles, y se lo dan todo resuelto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo