Claves para disfrutar de las Fiestas sin agobios

En Navidad los conflictos familiares, el consumismo y el estrés son tan típicos como el turrón o las luces del árbol. ¿Qué hacer para mantenerlos alejados del programa de festejos?

La Navidad es una época ideal para disfrutar con los hijos, pasar buenos momentos con amigos y familiares a los que no vemos el resto del año, recordar y revivir la ilusión y las tradiciones de nuestra infancia...

Sin embargo, estos buenos deseos pueden no cumplirse si nos dejamos llevar por el consumismo, si las celebraciones se convierten en causa de enfados o disgustos y si el exceso de actividades se traduce en estrés y agotamiento. Según los farmacéuticos, durante estas fechas se dispara un 40% la compra de antidepresivos. Y los psicólogos afirman que tras las fiestas aumenta el número de crisis de pareja y de divorcios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y es que en ocasiones la realidad de la época navideña es muy diferente a la imagen ideal. Las reuniones de familia, por ejemplo, son a veces complicadas pruebas de diplomacia. En estas fechas en las que el peso de las ausencias es tan fuerte (sobre todo si se ha sufrido recientemente una ruptura o la muerte de un ser querido), cualquier cambio que se introduzca en las tradiciones acrecienta el sentimiento de tristeza, favoreciendo la aparición de choques o disgustos.

Controlar a los niños y seguir una cierta rutina con ellos cuando reina el descontrol de horarios y comidas es otro caballo de batalla para muchos padres. Y evitar comprometerse en excesivas hazañas consumistas y organizativas tampoco resulta fácil.

Para evitar roces y agobios y lograr que estas Navidades sean de verdad felices y entrañables, es importante organizarse de forma realista, tener claros los propios límites y los de los demás, utilizar el sentido del humor y, sobre todo, recurrir a las herramientas necesarias para no perder la calma y mantener el orden... dentro de lo que cabe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo