La píldora y el DIU, los anticonceptivos que debe prescribir el ginecólogo

Aunque son anticonceptivos muy cómodos y fiables, la píldora y el DIU no son recomendables inmediatamente después del parto. Tendrás que esperar uno o dos meses (la píldora más, si amamantas) y pedir siempre la prescripción a tu tocoginecólogo antes de empezar a usarlos.

DIU
Getty Images

Si tienes pareja fija y preferís no usar preservativo, te damos las opciones más eficaces para no quedarte embarazada. Sin embargo, debes tener en cuenta que no son métodos anticonceptivos de barrera, por lo que con ellos no estarás protegida frente a enfermedades de transmisión sexual, de ahí lo de insistir en que deben ser usados sólo si se tiene pareja fija y estable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La píldora anticonceptiva

Es un método combinado de estrógenos y gestágenos cuya eficacia supera el 99%. Durante los últimos meses del embarazo hay riesgo de enfermedad tromboembólica (coágulos en las piernas) por los altos niveles de estrógenos que se producen en el organismo y porque el sistema venoso no está en las mejores condiciones. De ahí que el método combinado de estrógenos y gestágenos no se recomiende en las primeras semanas del postparto, ya que aumenta ese riesgo.

Pasadas unas semanas, si no hay contraindicaciones, puedes usarlo siempre y cuando no des el pecho. Consiste en proporcionar al mismo tiempo gestágenos, que inhiben la ovulación, y estrógenos, que preparan al endometrio para que se produzca la menstruación. De este modo tienes la regla con normalidad, pero no puedes quedarte embarazada porque no ha habido ovulación. Una de sus ventajas es que, al contrario de lo que ocurre con los gestágenos (minipíldora, implantes o inyección), no altera el ciclo menstrual.

Se administra de forma continuada durante tres semanas y se descansa una o se toma placebo para no interrumpir la toma. El formato más utilizado es la píldora, pero también lo hay en parches cutáneos, (se pone uno cada semana) y en anillo vaginal, que puede colocar la mujer con facilidad y se cambia una vez al mes.

La ventaja que tienen los parches y el anillo vaginal respecto a la píldora es que el tratamiento no pasa directamente al hígado, por eso son indicados en las mujeres que tienen o han tenido algún problema en este órgano.

Recuerda que si estás dando el pecho no debes usar el método combinado porque inhibe la producción de leche. Puede utilizarse cuando se abandone la lactancia o a los 6 meses de la misma. Además, este método está contraindicado en mujeres con cáncer de mama, antecedentes de tromboembolismo profundo, hepatitis activas, tumores hepáticos, diabetes severa y evolucionada, hipertensión, migrañas, riesgos cardiovasculares (antecedente de infarto o accidentes cerebrovascurales) o en fumadoras con más de 35 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dispositivo intrauterino (DIU)

No es conveniente implantar un DIU antes de un mes, o incluso dos, después del parto. Es compatible con la lactancia. El motivo por el que su uso no está indicado antes de este tiempo reside en las condiciones del útero tras el embarazo. Éste se encuentra más grande y blando de lo común, por lo que si se introduce un cuerpo extraño dentro, hay riesgo de perforación, expulsión o infección.

Los DIU son dispositivos pensados para un útero de 7 cm, y tras el parto este órgano mide 25 cm. Debe colocarlo el ginecólogo y es importante acudir a todas las revisiones que establezca.

Existen modelos de progesterona (un gestágeno que inhibe la ovulación) y de cobre. Este último libera iones que dificultan el avance de los espermatozoides por la pared uterina. Se contraindica cuando hay infecciones vaginales, así como en mujeres con más de una pareja sexual y en caso de que existan malformaciones severas de la cavidad uterina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo