Pautas para que todo vaya bien

Poco a poco y sin presión. Es el secreto para que el sexo tras el parto vuelva a ser magnífico.

Cuando te sientas lista para la penetración, utiliza un lubricante y elegid posturas en las que te encuentres cómoda y en las que puedas controlar la profundidad de la penetración: encima de tu pareja o los dos tumbados cara a cara.

Intentad ir despacito y no te asustes si sientes alguna molestia: en una encuesta llevada a cabo por Planeta Mamá entre 5.000 mujeres, 59% de ellas aseguraron haber sufrido molestias durante las primeras relaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para adaptar más rápidamente la vida de pareja y sexual a los cambios que ha provocado la llegada de vuestro hijo podéis aplicar algunas estrategias que os serán de gran ayuda:

Planificad

La espontaneidad de la que se disfruta sin niños desaparece con el primer llanto del bebé. Desde ese momento es casi imposible encontrar un segundo para sorprender a la pareja, de manera que es mejor cambiar un poco los hábitos. “Es bueno planificar, agenda en mano, un tiempo a la semana para tener un espacio de intimidad, no necesariamente para tener un coito, pero sí para mimarnos, para compartir un tiempo de calidad en el que lo más importante seamos el uno para el otro”, recomienda José Bustamante.

Descansa y come bien

Dormir, no vas a poder dormir mucho en los primeros meses, pero aprovecha cuando el niño lo haga. Intenta también llevar una dieta que te permita recuperarte y mantener tus niveles de energía, prestando especial atención a la ingesta de alimentos ricos en hierro (carne roja, frutos secos, legumbres, verduras de hoja verde…) para evitar una anemia.

Potencia tu autoestima

No tengas prisa por perder todo el peso que ganaste en el embarazo; son pocas las que se recuperan totalmente antes del año. Esto no quita para que hagas una visita a la peluquería y te vayas una tarde de compras sin el bebé. La renovación del armario es una terapia estupenda.

Mírate con buenos ojos

Algunas mamás, tras el parto, creen que la zona genital les ha cambiado para siempre y que han dejado de ser atractivas. Si es tu caso, dedica un tiempo a explorarte (puedes utilizar un espejo). Te sorprenderá descubrir lo rápido que todo ha recuperado su aspecto anterior.

Jugad a la prohibición temporal

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para ayudarte a reencontrar el placer sexual podéis practicar una técnica conocida como “focalización sensorial”. Consiste en daros masajes y caricias eróticos evitando practicar el coito, incluso aunque os apetezca. Es una buena forma de recuperar el deseo sin presión.

Tened expectativas realistas

Si antes del embarazo no erais una pareja especialmente fogosa, tampoco tenéis por qué serlo ahora, justo cuando con el cansancio, las tomas y los cambios de pañal os va a resultar más difícil. Lo importante no es la cantidad, sino la calidad de vuestros encuentros amorosos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo