Habla sobre sexo con tu pareja

La comunicación y la comprensión son claves para poder recuperar el deseo y las relaciones sexuales tras el parto.

Ya no eres la misma que antes del parto. Ahora, además de mujer, eres madre. Y es posible que te cueste separar ambos roles. Encima, el amor maternal y el afán de protección que inundan a la nueva madre (fomentados por las altas dosis de oxitocina que aparecen en el torrente sanguíneo tras el parto) pueden ser un arma de doble filo en la relación de pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Recupera el deseo tras el parto

Es importante que tengas en cuenta cómo se siente el otro. “La comunicación es esencial para poder pasar de la ternura a la fogosidad y viceversa, evitando malentendidos. En ocasiones he recibido en consulta a hombres que no se acercaban a sus parejas por miedo a presionarlas, y al hablar con ellas, la consecuencia es que muchas creían que tras los cambios propios del embarazo y el parto, habían dejado de resultar atractivas para ellos”, explica el doctor José Bustamante, psicólogo-sexólogo del Instituto Espill de Valencia.

Hablad de vuestros miedos e inseguridades y no te tomes a la tremenda algunos de sus comentarios. Estadísticamente, una de las primeras preguntas que los hombres hacen a sus parejas tras la primera revisión ginecológica es: “¿Te ha dicho si podemos ya?”. La respuesta es que “podéis” cuando os sintáis preparados para ello, ni más, ni menos.

En el aspecto físico es aconsejable esperar para tener relaciones sexuales con penetración hasta que el tocólogo dé el visto bueno, normalmente tras pasar la cuarentena. Es necesario que hayan desaparecido los loquios por completo para evitar posibles infecciones y tener mucho cuidado con las suturas quirúrgicas; en caso de que te hayan hecho una cesárea conviene que esperes otro par de semanas más, pero será tu médico quien te diga cuándo está tu cuerpo preparado. Una vez que tengáis luz verde, no os lancéis a la piscina de golpe.

Padres y también amantes

“Tras un largo periodo en el que las relaciones suelen ser menos frecuentes, hay que propiciar que poco a poco vayan apareciendo. No podemos obligarnos a mantener relaciones sexuales si no nos apetece, pero es evidente que sin la intimidad necesaria, aunque tengamos ganas, difícilmente podremos llevarlas a cabo. Ser padres es maravilloso, pero no podemos dejar que sepulte lo que significa ser amantes”, aconseja el doctor Bustamante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Recordad que el coito y la penetración no son las únicas maneras de hacer el amor. Caricias, masajes, besos… os ayudarán a intimar. No hay inconveniente en que disfrutes de orgasmos a través de la estimulación manual. Eso sí, es mejor que no practiquéis el sexo oral al principio, ya que puede ser una vía de infección hasta que los tejidos se encuentren recuperados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo