¡Eleva el ánimo en el postparto!

Tu hijo ya ha nacido, está sano, ya lo tienes en casa y todo el mundo te felicita..., pero a ti te invade un incomprensible sentimiento de tristeza y cansancio. No eres un bicho raro.

Tras el parto, puede que sufras un estado de melancolía que afecta al 80% de las postparturientas y que se caracteriza por síntomas como fatiga, inseguridad, ansiedad, hipersensibilidad, tristeza y llanto frecuente.

Esta situación está provocada por un cúmulo de factores, entre ellos el cansancio físico, el malestar y los fuertes cambios hormonales y emocionales debidos al parto y al embarazo. Los expertos lo definen como “un rebote” del parto. Explican que es algo natural, pues a las molestias del parto se unen la emoción y el miedo a enfrentarse a una situación desconocida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aunque los síntomas suelen remitir antes de 7-10 días, es posible combatirlos desde el principio aplicando una serie de pautas. Además, tenerlas en cuenta también durante los siguientes meses te ayudará a mantener unos niveles óptimos de energía y de ánimo.

Para conseguirlo, te damos una serie de consejos que puedes aplicar en tu alimentación diaria con los que notarás cómo te sientes de mejor humor, a la vez que consigues encontrar un equilibrio contigo misma.

No te obsesiones con perder peso

Es lógico que pase un tiempo antes de que recuperes tu peso anterior (en seis meses puedes volver a estar estupenda). No te agobies por ello y no hagas dieta sin permiso del médico.

Confía en tu médico

Si eres madre primeriza probablemente te agobiarás por cualquier cosa. Amamantar, curar el cordón, cortar las uñas al bebé... Todo puede convertirse en una montaña, pero si hablas con un especialista, te evitarás muchos disgustos. Así que ya sabes: no permitas que te invadan las dudas e infórmate bien sobre lo que te inquieta.

Toma batidos de kiwi o de fresas

Estas frutas tienen una enorme cantidad de vitamina C, que además de fortalecer el sistema inmunológico ayuda a regular los neurotransmisores, reduciendo el estrés, el desánimo y la depresión. Si además te notas fatigada, disuelve en el batido una ampolla de jalea real (salvo que seas alérgica al polen): te aportará energía a raudales.

Come frutos secos

Puedes prepararte un puñadito de frutos secos variados como aperitivo, o tomarlos como postre después de la comida, como más te apetezca. El caso es que te sentarán de maravilla, porque son muy ricos en magnesio, un mineral imprescindible para recuperar fuerzas y subir el ánimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aumenta tu consumo de pescado azul

Sardinas, atún, caballa, bonito... Los expertos siempre resaltan los beneficios del pescado azul.Entre ellos, hay que destacar su alto contenido en vtamina B6, la mejor arma contra la anemia y la depresión. Otro alimento estupendo en este sentido son las gambas: abundantes también en vitamina B6, combaten la irritabilidad, el nerviosismo y la fatiga.

Cómete un bombón de vez en cuando

El motivo es muy simple: contiene feniletamina, una sustancia que provoca alegría.

Siguiendo éstos consejos pronto notarás la mejoría. Disfruta de tu hijo, ¡levanta ese ánimo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo