Cuidarse mientras se da el pecho

Además de las pautas generales para cualquier mamá, si estás amamantando a tu hijo debes tener en cuenta determinados aspectos que te contamos a continuación.

Toma nota de nuestros consejos para cuidarte mientras das el pecho al bebé:

  • Necesitas 500 Kcal/día más y aumentar la mayoría de nutrientes.
  • Está totalmente contraindicada una dieta hipocalórica. Con una alimentación equilibrada y suficiente lograrás perder hasta medio kilo a la semana sin que afecte a la lactancia ni al crecimiento del bebé.
  • Para asegurar una leche de calidad, da prioridad en tu dieta a los alimentos que aporten carbohidratos, proteínas y ácidos grasos poliinsaturados, especialmente omega-3 y omega-6. Éstos los encontrarás sobre todo en el pescado azul (salmón, jurel, sardinas…). Consúmelo al menos 2 o 3 veces a la semana.
  • Mantén un buen nivel de calcio para prevenir la descalcificación ósea. Se recomienda tomar unas tres raciones de lácteos al día.
  • Sentirás mucha más sed, sobre todo durante la toma, debido a la acción de la hormona oxitocina. Bebe de 2 a 3 litros de líquido al día en forma de agua, zumos naturales, infusiones… para asegurar una producción suficiente de leche. Pero evita las bebidas elaboradas (refrescos con gas, zumos envasados…) que contienen azúcares en exceso.
  • Si sientes más apetito del habitual, procura optar por tentempiés sanos (fruta, yogures…), que te saciarán y no te harán “sentir culpable” por estar comiendo demasiado.
  • No se recomienda hacer uso de sustitutivos alimenticios, pues no están formulados para cubrir las necesidades de la madre lactante ni del bebé. Con alimentos “normales” puedes conseguir bajar peso en igual medida, de forma sana, natural y mucho más económica.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    ¡Empieza a moverte más!

    Justo después del parto deberás fortalecer la zona pélvica (ejercicios de Kegel) y evitar los abdominales. Una vez obtengas el alta médica, puedes practicar ejercicio de forma moderada, que incrementarás poco a poco en duración e intensidad. Empieza caminando 30 minutos al día e incorpora la natación dos o tres veces por semana.

    El ejercicio contribuye a aumentar la proporción de músculo frente a la grasa corporal. Si das el pecho, evita ejercicios y deportes de salto o impacto. Verás cómo con esta combinación dieta-ejercicio tu cuerpo vuelve a ser el que era.

    Menú para la madre que amamanta

    Desayuno: 1 vaso de leche, 2 tostadas con aceite de oliva, 1 naranja. O bien: 2 yogures, cereales y 2 mandarinas.

    Media mañana: 1 zumo de frutas y 1 bocadillo de queso fresco. O bien: Una infusión y 2 tostadas con aceite de oliva.

    Comida: Espaguetis napolitana, salmón a la plancha y ensalada, 1 yogur. O bien: ensalada de arroz, sardinas a la plancha con salteado de verduras y 1 plátano.

    Merienda: 1 vaso de leche con 3 o 4 galletas tipo maría. O bien: 2 yogures y 1 barrita de cereales.

    Cena: Menestra de verduras con patata, tortilla de jamón cocido, 2 kiwis. O bien: Salteado de judías verdes con ajo y pasas, lomo de cerdo adobado con puré de patata y un vaso de leche.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo