Las molestias más típicas del postparto y que tienes que conocer

Tras nueve meses de embarazo, ya estás abrazando a tu hijo. Pero esa idílica escena puede verse empañada por una serie de molestias de las que nadie te había hablado.

molestias del postparto
Thanasis ZovoilisGetty Images

En la carrera de fondo que supone la maternidad acabas de superar la primera etapa. Es decir, el embarazo. Con el parto y la llegada de tu hijo, da comienzo el puerperio o posparto, y tu cuerpo y tu mente se ven sometidos a una serie de cambios, en algunos casos, molestos. Familiarízate con ellos pues pueden acompañarte durante las próximas seis semanas (de ahí que este periodo se conozca también como cuarentena) que es el tiempo que tu organismo necesita para volver a la normalidad mientras, entre otras cosas, tus hormonas trabajan para que tu útero se contraiga y tus mamas empiezan a producir leche. ¡Casi nada! Estos son algunos de los ‘trastornos’ que puedes tener:

1.Tristeza y cansancio

Es posible que tu estado de ánimo esté bajo y te invada un sentimiento de tristeza e inseguridad. No te preocupes, es pasajero y se debe al cambio hormonal que se está produciendo en tu cuerpo, sumado al cansancio del parto y lo poco que duermes cada día por esa nueva personita que tienes junto a ti. Intenta descansar y poco a poco te irás encontrando mejor. Si pasado un mes sigues estando muy triste y te está afectando en tu día a día, incluso en el cuidado de tu bebé, puedes tener depresión posparto. No te agobies ni te sientas culpable. Coméntaselo a tu médico. A muchas mujeres les pasa.

2.Loquios y entuertos

Después del parto se produce un sangrado que se conoce como loquios. Se trata de un proceso fisiológico natural por el que el organismo elimina los restos del revestimiento uterino que se ha formado durante el embarazo (restos placentarios, moco cervical...). Para facilitar su expulsión es posible que tengas entuertos, contracciones intensas y frecuentes durante las primeras 24 o 48 horas tras el parto. También forman parte de un proceso normal que ayuda a tu útero a volver a su estado anterior.

3.Molestias perineales

Durante el parto vaginal, la zona del perineo se ve sometida a una enorme presión, y puede quedar hinchada o dolorida. Debería dejar de molestarte en unos días (máximo una semana). Recuperación que se puede alargar si tuviste un desgarro o te hicieron episiotomía. Alivia el dolor aplicándote hielo o una compresa de agua fría de forma intermitente y en periodos breves (cuidado con los flotadores; al sentarte,
los bordes de la herida se pueden separar). Recuerda que cada mujer es un mundo; si tienes dudas, acude a tu matrona o tu ginecólogo. En caso de cesárea, tienes que saber que el dolor que sientes proviene de las suturas internas que tienes. Es normal que te moleste con los movimientos. ¿Un consejo? Intenta descansar y déjate ayudar. Otro problema habitual son las hemorroides, que suelen disminuir tras la primera semana.

4.Dolor en las mamas

Es normal que al iniciar la lactancia aparezcan algunas molestias en el pecho. Cuando sube la leche, se endurecen, están calientes y tensos. Al principio producen más leche de la que el niño es capaz de succionar. Un ligero masaje o calor local mediante una ducha o paños calientes pueden aliviar algo el dolor porque facilita la salida de la leche (también puedes recurrir al sacaleches). Si al amamantar sientes dolor, algo va mal. Quizás tu hijo no agarra bien el pezón o no está bien colocado. Consulta con un experto en lactancia. Puedes recurrir las pezoneras (útiles en caso de grietas).

5.Incontinencia urinaria

El parto vaginal es la primera causa de incontinencia urinaria cuando estornudas, te ríes o levantas peso. La mayor parte de los casos es leve y desaparece en unos días. Si no mejora, la fisioterapia da buenos resultados. Consúltalo con tu ginecólogo. Puedes hacer una rutina de ejercicios para restablecer el suelo pélvico (inícialos cuando hayan pasado como mínimo tres semanas del parto). Lo más recomendable es ir a un centro para que te los enseñen y luego realizarlos en casa dos veces a la semana, entre cinco o diez minutos, durante un mes. Además, los masajes perineales son sencillos y efectivos.

6.No te obsesiones por los kilos

Poco a poco irás recuperando tu figura. Los 40 primeros días son para recuperarte física y anímicamente. Después puedes iniciar una vida más activa. Sal a pasar con tu hijo (a un ritmo ligero), haz natación o monta en bicicleta. Evita los deportes de impacto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo