Buenos hábitos

Los hábitos que te dan firmeza

Si los incorporas a tu vida cotidiana, estos hábitos son muy eficaces para mantener o recuperar la firmeza del pecho:

  • El sujetador. Conviene que sea de fibra natural para que la dermis respire y que no te apriete en los hombros ni en la parte inferior de los senos. La clave está en acertar con la talla; tan malo es utilizar uno grande, que no te sujete, como uno pequeño que te oprima.
  • Buenas posturas. Es importante mantener la espalda recta al sentarnos y al caminar. Y al dormir, lo ideal es hacerlo tumbada boca arriba. De esta manera evitarás que se formen arrugas en el medio del pecho.
  • Masajes. Hay que darse los productos con un masaje a base de movimientos circulares hacia las axilas y tratar al mismo tiempo los músculos pectorales, brazos y cuello para conseguir un sostén adecuado.
  • Gimnasio y piscina. En pesas y máquinas de musculación, elegir ejercicios destinados a desarrollar pectorales y brazos, y de esta forma tonificar el pecho. La natación es un deporte genial para preservar la firmeza del pecho, ya que ejercita los grupos musculares superiores, además de los inferiores. Otra actividad muy recomendable es la gimnasia del método Pilates, que no sólo fortalece los músculos implicados, sino que enseña a mantener la espalda en la postura correcta y el pecho en su sitio.
  • Duchas frías. Ejercen sobre las venas y capilares un doble efecto: primero se encogen y después se dilatan, consiguiendo así que la musculatura se tonifique y se estimule la microcirculación. Otro truco infalible es pasar alrededor de cada seno unos cubitos de hielo envueltos en tela o compresas mojadas cada día. El frío es muy eficaz para mantenerlo firme.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Comidas reafirmantes

    La alimentación contribuye a cuidar la estética del pecho. Una dieta rica en proteínas y en vitamina A (en el tomate, las acelgas y las espinacas) ayuda a preservar su firmeza. Del mismo modo, es bueno ingerir zinc, primordial en la síntesis de proteínas (carnes sin grasa, pescados, legumbres).

    Es recomendable además tomar vitamina C (en fresas, naranjas y calabacines), que actúa en la formación de colágeno, y vitamina E, con propiedades reafirmantes y anti-envejecimiento, que se encuentra en el aceite de oliva, el salmón o los frutos secos.

    Te recomendamos tres alimentos clave:

    1. Cacahuetes. Su consumo habitual contribuye al buen estado de la piel y las mucosas, debido a su contenido elevado en niacina y ácidos grasos insaturados.
    2. Mango. Ayuda a la mejoría de la epidermis. Favorece su hidratación y tersura y previene el envejecimiento precoz.
    3. Judías. Sus nutrientes ejercen una acción protectora sobre piel y mucosas e intervienen de forma destacada en el metabolismo celular.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo