Cómo recuperar tus piernas tras el parto

Aunque conviene prestar atención al dolor de piernas que aparece en el postparto, no siempre que éstas duelen se trata de varices o de un problema importante. A veces, la retención de líquidos o las grasas acumuladas durante el embarazo nos hace sentirlas pesadas.

La hinchazón, la sensación de pesadez, el cansancio, etc., muchas veces se deben a factores hormonales, posturales o físicos. Para reducir las molestias es esencial:

  1. Bajar peso (a menos kilos, menor presión en las venas de las piernas).
  2. Activar la circulación venosa de retorno, caminando media hora todos los días.
  3. Mantener las piernas en alto para ayudar a reducir el edema.
  4. Aplicar cremas con efecto frío.
  5. Beber líquido en abundancia, que contribuye a depurar toxinas.
  6. En las comidas, no abusar de la sal, el café, el té ni de los picantes.
  7. Reducir el consumo de grasas animales, que favorecen que se acumule placa grasa en las venas, lo que disminuye su “luz” (es decir, las estrecha).
  8. Intentar alejar las piernas de fuentes de calor (sol, cera, calefacción...).
  9. Prescindir del tabaco, que dificulta la oxigenación de los tejidos.
  10. Ducharse siempre con agua templada y terminar con un chorro frío, de los tobillos a los muslos.
  11. Evita los calcetines o medias muy ajustadas, sólo conseguirás cortar la circulación y empeorar la sensación de piernas pesadas.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo